Yanquis piensan en el futuro sin olvidar el presente

Gary Sánchez posó para selfies y firmó autógrafos tras preparar un par de emparedados en una bodega del Bronx. Gleyber Torres bailó con ancianos en un centro de asistencia en Manhattan. Otros...

Gary Sánchez posó para selfies y firmó autógrafos tras preparar un par de emparedados en una bodega del Bronx. Gleyber Torres bailó con ancianos en un centro de asistencia en Manhattan. Otros prospectos acudieron a un debate abierto en un restaurante de Times Square.

En enero, los Yanquis de Nueva York hicieron algo poco frecuente: promocionarse.

Algo necesario para presentar a un grupo de jugadores que representan su futuro y también para generar entusiasmo por el producto, luego de un declive en la concurrencia en el Yankee Stadium.

Los Yanquis son un equipo en transición, uno que no renuncia a participar en la postemporada, pero que al mismo tiempo piensa en su futuro.

Cuando abran la campaña regular en Tampa Bay, la alineación del manager Joe Girardi incluirá a tres piezas que forman parte de ese porvenir. Se trata del receptor Sánchez, el primera base Greg Bird y el jardinero derecho Aaron Judge.

Pero el verdadero potencial no se alcanzará hasta que debuten otros prospectos, como es el caso del campocorto Torres, el jardinero Clint Frazier y los pitchers James Kaprielian y Justus Sheffield.

"Hace tiempo que no teníamos tanto joven, probablemente desde quizás 1996", comentó Girardi. "Pero ese fue un grupo de jugadores jóvenes que tuvo mucho éxito".