Wimbledon: ¿Quién acabará con el monopolio de los 4 Grandes?

Roger Federer, Novak Djokovic, Rafael Nadal y Andy Murray han ejercido la autoridad en Wimbledon durante los últimos 14 años, combinándose para ganar el torneo en cada oportunidad. Eso no causa...

Roger Federer, Novak Djokovic, Rafael Nadal y Andy Murray han ejercido la autoridad en Wimbledon durante los últimos 14 años, combinándose para ganar el torneo en cada oportunidad.

Eso no causa sorpresa, dada la supremacía de los ‘Cuatro Fantásticos' en el tenis. De todas maneras, en algún momento, la eminencia de ese cuarteto en el All England Club debe llegar a su fin.

Pero es casi imposible encontrar a alguien que se aventure a decir que eso ocurrirá este año cuando el Grand Slam en césped arranque el lunes.

En alguna parte debe salir alguien que un algún momento podrá consagrarse campeón de Wimbledon — y en otras de las grandes citas.

John McEnroe recuerda que desde temprano avistó el potencial de jugadores como Nadal o Djokovic. Ahora, el ganador de siete grandes tiene otra visión. “No veo a nadie que cuente con todo el talento”, dijo McEnroe.

Si otro podrá quedarse con el título, estos son algunos de los candidatos:

STAN WAWRINKA, 32 AÑOS, SUIZA

¿Por qué puede lograrlo? Se ha proclamado campeón en los otros tres grandes, así que sabe lo que es una marcha de siete victorias en partidos a cinco sets. También es dueño de un exquisito revés de una mano con el que puede imponer su voluntad.

¿Por qué no? Le ha ido mal en Wimbledon, con marca de 18-12. Sus mejores resultados han sido los cuartos de final, en dos partidos. Le cuesta moverse bien en césped; debe subir más a la red.

Lo que ganarlo implicaría: Completar la colección de títulos de Grand Slam, algo que solo han logrado otros ocho hombres (incluyendo a Federer, Djokovic y Nadal).

ALEXANDER ZVEREV, 20, ALEMANIA

¿Por qué hay que tomarlo con seriedad?: Su potencia, inteligencia y su altura de 1,98 metros (6,6 pies). Le ganó recientemente a Djokovic en la final del Abierto de Italia para convertirse en el campeón más joven de un torneo de la Serie Masters desde Djokovic.

¿Por qué es demasiado prematuro tomarlo en serio? Su edad y la tercera ronda es lo más lejos que ha estado en un major. “Estoy seguro que ganará varios grandes. Es el que más convence. Pero ... lo veo algo frágil”, comentó McEnroe.

Lo que ganarlo implicaría: La aparición definitiva de un miembro de la próxima generación.

MILOS RAONIC, 26, CANADÁ

¿Por qué lo del año pasado no debe ser considerado como casualidad?: Su primera final de Grand Slam, en la que perdió ante Murray, no ha sido su única buena nota en un major. Alcanzó las semifinales de Wimbledon en 2014 y en Australia 2016. Su saque es uno de los mejores del tenis.

¿Por qué lo del año pasado puedo haber sido obra de la casualidad?: Su victoria en semifinales ante Federer debería matizarse debido a que el suizo venía de operarse la rodilla izquierda. Sus resultados posteriores no han sido sobresalientes.

Lo que ganarlo implicaría: Sería el primero de un jugador canadiense. Pero, más importante, indicaría que Raonic finalmente está en condiciones de hacer realidad su promesa.

NICK KYRGIOS, 22, AUSTRALIA

¿Por qué todos están pendientes de él? Tiene un juego que entretiene, potente con su saque y derecha, despliegue físico y creatividad en sus tiros. Es capaz de ganar a Nadal, como la ha hecho antes en Wimbledon, y contra cualquiera si se lo propone.

¿Por qué es correcto pasarle por alto? Puede perder la brújula del partido en cualquier momento del partido, desquiciando a sus seguidores.

Lo que ganarlo implicaría: Una nueva figura, un personaje audaz, un campeón con descaro. Es joven y carismático y podría ser el mandamás del tenis si da rienda suelta a todo su talento y mejor mentalidad.

MARIN CILIC, 28, CROACIA

¿Por qué debe ser tomado en cuenta? Como Wawrinka, es un jugador veterano y que tiene la experiencia de haber ganado un grande (el US Open de 2014). A diferencia de Wawrinka, su estilo encaja en el césped.

¿Por qué no debería considerársele como candidato? Nunca ha superado los cuartos de final en Wimbledon, sucumbiendo en esa etapa los últimos tres años.

Lo que ganarlo implicaría: Un segundo grande y acallar que se diga que ganó un título aislado.