Westbrook se asegura la media, el Thunder pierde ante Suns

Russell Westbrook se unió el viernes a Oscar Robertson como únicos jugadores de la historia de la NBA que consiguen una media de triple doble en una temporada.Eso no le consoló mucho por la terrible...

Russell Westbrook se unió el viernes a Oscar Robertson como únicos jugadores de la historia de la NBA que consiguen una media de triple doble en una temporada.

Eso no le consoló mucho por la terrible noche que tuvieron él y su equipo, en la que por segundo juego consecutivo, Westbrook no logró batir el récord fijado hace 55 años por Robertson de más triples dobles en una sola temporada.

El dinámico base del Thunder se quedó a dos asistencias de lo que habría sido su 42do triple doble en la clara derrota por 120-99 de Oklahoma City ante los Suns de Phoenix.

Sobre su promedio de triple doble para la temporada, comentó "Ni en un millón de años podría decir que creía que fuera posible".

En cuando a no haber conseguido las asistencias, señaló que "mi principal objetivo desde que llegué aquí, especialmente esta temporada, es ganar un campeonato", dijo. "Si quisiera conseguir 10 asistencias, podría conseguir 10 asistencias. Todo el mundo quiere ver batido el récord, pero para nuestro equipo y para mí hay algo más grande".

En una noche dura para todos, Westbrook terminó con 23 puntos, 12 rebotes y ocho asistencias, además de ocho pérdidas de balón antes de que el entrenador Billy Donovan le sentara con 2:34 minutos por jugar.

Devin Booker anotó 21 de sus 37 puntos en el último cuarto para los Suns, que cortaron una racha de 13 derrotas.

"Desde el principio del partido, Russ buscaba la historia", comentó Booker. "Un jugador increíble. Estoy seguro de que lo conseguirá. Me alegra que no fuera aquí, pero nos aferramos a la defensa".

Westbrook sí consiguió las seis asistencias que necesitaba para sumarse a Robertson como los dos únicos jugadores en promediar un triple doble en una temporada. Robertson tuvo una media de 30,8 puntos, 12,5 rebotes y 11,4 asistencias para los Royals de Cincinnati en la temporada 1961-62.

Después del juego, Westbrook se fue directo a la cancha de entrenamiento, donde estuvo casi una hora.

"Hay que centrarse", explicó. "Uno entiende lo importante que es un partido y quiere asegurarte de que juega lo mejor que tiene que jugar por los compañeros. Esta noche sentí que les había fallado".