Las esperanzas del Borussia Dortmund, de conquistar el título de la Bundesliga, se llevaron otro golpe el lunes, al emparar sin goles con el sotanero Nuremberg.

El portero del Nuremberg, Christian Mathenia, realizó varias salvadas para negar al Dortmund lo que hubiera sido su primera victoria en tres cotejos de liga. Los líderes de la Bundesliga han empatado tres partidos consecutivos, y su ventaja sobre el segundo lugar, el hexacampeón defensor Bayern Múnich, se ha reducido de nueve puntos en la 15ta fecha a sólo tres.

La primera mitad estuvo marcada por las protestas de los aficionados locales contra los partidos en lunes. Algunos sostuvieron carteles que mostraban dedos medios y un estandarte gigantesco que criticaba a la federación alemana de fútbol, la liga alemana “y compañía” por hacer jugar al Nuremberg en lunes por segunda vez esta temporada.

El encuentro fue detenido varias veces porque los hinchas lanzaron pelotas de tenis negras a la cancha durante los tiros de esquina del Dortmund. Los visitantes fueron afectados en particular cuando el árbitro Harm Osmers silbó el final de la primera parte antes que el Dortmund pudiera cobrar su cuarto tiro de esquina, interrumpido por otra lluvia de pelotas.

Dortmund trabajó duro para romper la defensa cerrada del Nuremberg, con la frustración de que Osmers no sancionó algunas entradas que parecieron cuestionables.

Maximilian Philipp probó suerte a larga distancia, pero fue el capitán del Nuremberg, Hanno Behrens, quien tuvo la primera gran oportunidad a los 28 minutos, cuando su remate fue detenido por una atajada de reflejos de Roman Buerki. Behrens también estuvo cerca de marcar en el tiro de esquina resultante.

Después Mathenia tuvo tres buenas intervenciones en una rápida sucesión para negarle el gol a Mario Goetze. Axel Witsel estuvo cerca para el Dortmund previo del descanso, antes que Mathenia contuviera otro intento de Goetze.

Goetze de nuevo quedó frustrado por otra atajada de Mathenia al comienzo de la segunda mitad, y la tendencia fue que los visitantes mantuvieron el dominio de la posesión de balón, pero fracasaron en encontrar una manera de anotar.

Jacob Bruun Larsen creyó que había anotado hacia el final, pero el gol fue anulado porque su compañero Paco Alcácer estaba en fuera de juego antes de cederle el balón.

El Dortmund no ha ganado en ninguno de sus últimos cinco partidos en todas las competencias.

Nuremberg jugó su primer desafío con el entrenador interino Boris Schommers, luego del despido el martes de Michael Koellner.