Venezuela: su hora de estar en lo más alto del Clásico

País rebosante de talento de primera clase, Venezuela siempre ha desafinado en el Clásico Mundial de Béisbol.La inefectividad de sus lanzadores, las fallas defensivas y la falta de ritmo en el plato...

País rebosante de talento de primera clase, Venezuela siempre ha desafinado en el Clásico Mundial de Béisbol.

La inefectividad de sus lanzadores, las fallas defensivas y la falta de ritmo en el plato de sus figuras, en buena medida por su escasa preparación, fueron decisivas en la eliminación temprana de Venezuela en dos de las pasadas ediciones del torneo, particularmente en el Clásico de 2013, en el que fueron despachados de entrada tras ganar apenas uno de sus tres compromisos de primera ronda.

Fue por eso que Miguel Cabrera —la máxima figura de Venezuela— sobresalió dentro del grupo de jugadores que se concentró en el campo de la Universidad Internacional de Florida, mucho antes del inicio de los entrenamientos primaverales. ¿La razón? Ponerse a punto, pero generar cohesión en el equipo.

Cabrera lidera la ofensiva. Félix Hernández será el as de espadas en la rotación. Francisco Rodríguez se encargará de sacar los últimos outs.

Venezuela lo tiene todo para conquistar su primer título y dejar en el baúl de los malos recuerdos sus tres incursiones previas, que siempre acabaron en fiasco.

"Sentimos vergüenza de la última participación y tenemos una deuda que honrar, no sólo con nombres se gana. Llegó la hora de poner a Venezuela en lo más alto", dijo a The Associated Press Miguel Cabrera, galardonado dos veces como el Jugador Más Valioso.

Pero no pudo espantar una polémica, en este caso la que giró en torno al nuevo manager Omar Vizquel y al gerente general del seleccionado, Carlos Guillén.

Originalmente, la designación de Vizquel fue hecha por el comité ejecutivo de la Federación Venezolana de Béisbol, y Guillén habría objetado su permanencia al frente de la selección.

Vizquel finalmente fue ratificado en el cargo, un día después que un grupo de jugadores de las mayores, encabezados por Hernández, salieron en defensa del excampocorto.

Tras el anuncio del roster oficial, Guillén una vez más estuvo en el ojo del huracán, tras ser acusado de "poco serio y falso" por Asdrúbal Cabrera, el torpedero de los Mets de Nueva York que quedó al margen del equipo tras haber expresado su interés de participar.

En fin, Venezuela apunta a lo alto.

Su mejor desempeño fue en la edición de 2009, cuando alcanzaron las semifinales. Pero ese resultado también evoca amargura. Fueron vapuleados 10-2 por Corea del Sur, en una semifinal en la que optaron por Carlos Silva en lugar de Hernández, por lejos el mejor pitcher del roster ese año.

En esta edición, Venezuela quedó en el Grupo D de la primera ronda, junto a Italia, Puerto Rico y México, anfitrión en la ciudad de Guadalajara.