Uruguay arrolla a Tailandia y Godín impone récord

Matías Vecino abrió el camino con un gol de vestuario, Diego Godín se convirtió en el jugador que más veces ha jugado con la Celeste, y Uruguay aplastó el lunes 4-0 a Tailandia en la final de la...

Matías Vecino abrió el camino con un gol de vestuario, Diego Godín se convirtió en el jugador que más veces ha jugado con la Celeste, y Uruguay aplastó el lunes 4-0 a Tailandia en la final de la China Cup.

Vecino anotó mediante un cabezazo a los cinco minutos, Gastón Pereiro hizo el segundo tanto a los 38, Christian Stuani marcó a los 58 y Maximiliano Gómez completó la goleada a dos del final. Los dirigidos por Óscar Tabárez conquistaron así este certamen cuadrangular por segundo año consecutivo, luego de imponerse el viernes a Uzbekistán, también en la ciudad china de Nanning.

“El torneo nos ha servido para ver cómo están los futbolistas que han sido convocados, porque ya a mediados de año jugamos la Copa América”, valoró Tabárez.

Godín llegó a 126 encuentros con su selección, para rebasar por uno a Maxi Pereira, dueño de la marca anterior. El central y capitán del Atlético de Madrid, de 33 años jugó de inicio y abandonó la cancha a los 70 minutos, sustituido por Mathías Suárez.

Uruguay prescindió durante este certamen de sus dos máximas figuras, Luis Suárez y Edinson Cavani, ambos por lesiones. Tampoco le hizo falta mucho poderío adicional, en un duelo que confrontó a la séptima mejor selección en el ranking de la FIFA contra la 115.

“Uruguay, como país futbolístico, tiene mucha más historia y experiencia que Tailandia”, reconoció Tabárez. “Es una cuestión de evolución. Desde principios del siglo XX, en los inicios del fútbol, Uruguay está ganando cosas. Y no se pueden hacer comparaciones”.

Muy pronto, Uruguay reflejó en el marcador esa superioridad. Vecino marcó su tercer tanto con la Celeste, al rematar de cabeza y pegado al primer poste tras un saque de esquina para inaugurar el marcador.

Tailandia buscó a toda costa evitar que su arco cayera en más ocasiones, cediéndole con frecuencia tres cuartos de la cancha a su adversario, a grado tal que incluso Godín pudo incorporarse al ataque a menudo.

Poco antes del descanso, una gran jugada colectiva en la que participaron Nicolás Lodeiro y Stuani dejó el balón a los pies de Pereiro, quien empujó el balón hacia las redes.

Stuani hizo su tanto con un cabezazo en un tiro de esquina, y Gómez contó con fortuna en un disparo que se desvió en el zaguero Suphan Thongsong y entró en el arco cuando el guardameta Sivaruck Tedsungnoen se había vencido ya hacia su costado derecho.

“Vinimos a buscar un juego, un buen resultado y un buen comportamiento”, explicó el estratega uruguayo. “Y creo que hemos logrado los tres objetivos y por eso nos vamos muy conformes”.