UEFA investiga maltrato racista en partido en Montenegro

El organismo rector del fútbol europeo presentó cargos contra Montenegro sobre el hostigamiento racista a los jugadores de Inglaterra por los hinchas locales durante un partido de las eliminatorias...

El organismo rector del fútbol europeo presentó cargos contra Montenegro sobre el hostigamiento racista a los jugadores de Inglaterra por los hinchas locales durante un partido de las eliminatorias para la Eurocopa 2020.

Los jugadores ingleses Callum Hudson-Odoi y Danny Rose reportaron haber escuchado sonidos de monos durante la victoria de 5-1 de su selección nacional el lunes en Podgorica, presenciada por monitores antidiscriminación de la UEFA porque el encuentro era considerado de “alto riesgo” de racismo.

La UEFA anunció el martes que había abierto un expediente contra Montenegro y dijo que el caso será ventilado el 16 de mayo por su panel disciplinario. Montenegro fue acusado además de desmanes por parte de sus aficionados, uso de fuegos artificiales, lanzamiento de objetos y bloqueo de escaleras.

El portavoz de la primera ministra británica Theresa May, James Slack, exigió a la UEFA que tome medidas “firmes e inmediatas”.

“El maltrato que los futbolistas ingleses debieron soportar anoche fue repugnante y completamente inaceptable”, dijo Slack.

En otra investigación por maltrato racista a Hudson-Odoi, la UEFA nombró a un inspector para evaluar una queja presentada por Chelsea luego de un partido de la Liga Europa hace dos semanas. Chelsea dice que su atacante de 18 años fue blanco de insultos racistas por hinchas del Dínamo de Kiev en un partido en Ucrania.

En el caso de Montenegro, la red Fare, que monitorea la discriminación en el fútbol europea, proveerá evidencia que pudiera llevar a un cierre parcial o total del estadio para el próximo de Montenegro por las eliminatorias, en junio contra Kosovo.

"Tuvimos a un observador presente que escuchó evidencia de abusos”, dijo Fare en una declaración el martes. “Nuestro equipo de monitoreo ha estado compilando la evidencia antes de presentarla ante la UEFA”.

"Elogiamos la reacción de los jugadores de Inglaterra afectados, ningún ser humano debería enfrentar abusos y vilipendios por su raza ni identidad, algo que muchos montenegrinos entenderán dada la historia reciente y sangrienta de los Balcanes”.

En un incidente, el atacante inglés Raheem Sterling se puso las manos en las orejas tras anotar el quinto gol de Inglaterra y los hinchas montenegrinos respondieron con abucheos antes de lanzarle un objeto. El objeto fue recogido por Hudson-Odoi.

El técnico de Montenegro, Ljubisa Tumbakovic, dijo que no escuchó las expresiones racistas, pero Hudson-Odoi, en una entrevista tras el partido, imitó los sonidos de monos que él y Rose oyeron.

"Esperamos que la UEFA actúe firmemente. Las sanciones que pudieran aplicarse por este tipo de incidente van desde cierre parcial a cierre total del estadio”, dijo Fare en una declaración. “Esas sanciones están siendo aplicadas regularmente por violaciones en competencias de la UEFA, a menudo contra grupos de hinchas y responsables de estadios”.

"Los retos del combate al racismo y otras formas de discriminación en el fútbol europeo siguen existiendo. Cambios sociales y educación, que son la solución definitiva, ocurren lentamente. Incluso en los países de Europa occidental en los que ha habido una inversión y un enfoque en esos asuntos la discriminación sigue siendo una mancha en el fútbol”.

La Federación de Montenegro dijo que “presuntamente” se dio una “conducta racista por un puñado de espectadores”, pero que está comprometida a identificar a cualquiera que sea responsable y vedarle el ingreso a partidos en el país.