El presidente de la UEFA Aleksander Ceferin advirtió a Serbia que sus equipos pueden ser expulsados de las competencias europeas debido a los actos violentos de sus hinchas.

Ceferin indicó que "debe quedar muy claro que esta gente (hooligans) ya no pueden entrar a los estadios".

"Serbia corre serio peligro de ser expulsada de las competencias en algún momento. Eso sería una catástrofe para el fútbol serbio", agregó.

La violencia en los estadios y sus alrededores, además de los actos de racismo, son frecuentas en el fútbol serbio. Un futbolista brasileño de Partizan de Belgrado salió de la cancha en llanto después de ser víctima de frecuentes cánticos racistas en un partido en febrero.

La semana pasada, dos hinchas rusos fueron hospitalizados con heridas graves tras ser apuñalados después de un partido amistoso entre Estrella Roja de Belgrado y Spartak de Moscú.