Un análisis independiente sobre corrupción en el tenis concluyó que el deporte afronta un “significativo problema de integridad” en sus niveles más bajos — un "tsunami", de acuerdo con una persona que fue entrevistada— pero no determinó que los problemas sean de gran escala en los torneos de la ATP, WTA y de Grand Slam.

El informe, divulgado el miércoles, consigna que las autoridades del tenis no han encubierto apuestas ilegales o arreglos de partido, pero advirtió que “se han cometido errores y se han desperdiciado oportunidades”, dijo Adam Lewis, miembro del panel de tres abogados, en una rueda de prensa en Londres.

Las recomendaciones incluyen poner fin a la práctica de la Federación Internacional de Tenis de vender la información de los resultados en vivo de los partidos a compañías de apuesta al explicar que ello estimula la corrupción. También pide más transparencia con la divulgación de los montos que algunos jugadores reciben por participar en un torneo, así como expandir el personal y alcance de la Unidad de Integridad del Tenis, la fuerza anticorrupción que se creó en 2008 tras un auge de actividad sospechosa de apuestas.

“Se requiere de una reforma importante”, dijo Lewis.

Lewis precisó: “En ciertos casos, la ATP no terminó de investigar posibles pistas antes de cerrar investigaciones”.

El panel dijo que este es un informe interino y que la versión final se presentará más adelante este año.

El informe fue ordenado luego que la BBC y BuzzFeed News publicaron reportajes en enero de 2016, alegando que las autoridades del tenis habían hecho caso omiso de pruebas de arreglo de partidos que involucraban a más de una docena de jugadores.

Más de 3.200 tenistas y otros 200 individuos fueron entrevistados para elaborar el informe.

Aunque Lewis señaló que la investigación encontró que los partidos de los torneos Challenger y Futures son “lamentablemente terreno fértil para viciar la integridad”, lo mismo “no parece existir” en el tour ATP y en los Grand Slams.