Nikola Jokic terminó con 19 puntos, 14 rebotes y 15 asistencias, incluyendo un pase tardío y sin mirar que selló el resultado, y los Nuggets de Denver mantuvieron su buena racha el martes al imponerse por 115-108 a los Knicks de Nueva York y sumar su novena victoria al hilo en su cancha.

El reserva Malik Beasley aportó 23 tantos, su mejor marca personal, a la cuenta de los líderes de la Conferencia Oeste, que encadenan 11 triunfos consecutivos sobre los Knicks en el Pepsi Center. Pero la victoria no fue fácil y los Nuggets necesitaron un gran triple de Jokic a falta de 2:55 para lograr por fin algo de ventaja en el marcador. Nueva York encajó su octava derrota al hilo.

Luke Kornet fue el mejor de los Knicks con 19 puntos, mientras que el reserva Enes Kanter, quien recientemente hizo pública su disconformidad con el rol que desempeña en el equipo, anotó 17 y capturó 12 rebotes.

El espectáculo corrió a cargo de Jokic, que logró su tercer triple-doble de la temporada. El pívot hizo un poco de todo, incluyendo una jugada a 1:21 del final con Denver 111-105 arriba: atrapó un rebote y lo lanzó a la espalda de Tim Hardaway Jr. mientras se salía de la cancha. Más tarde, Jokic efectuó un pase sin mirar a Beasley que selló el triunfo de su equipo.