Nikola Jokic firmó su séptimo triple-doble de la temporada tras un partido de suspensión, y los Nuggets de Denver superaron el sábado por 126-110 a unos 76ers de Filadelfia mermados por las bajas.

Jokic terminó con 32 tantos, 18 rebotes y 10 asistencias.

Los 76ers le dieron la noche libre a su mayor anotador, Joel Embiid, impidiendo a los aficionados disfrutar del duelo Jokic-Embiid pero dando a su estrella un descanso de seis días en mitad de la temporada antes de su próximo partido, contra los Lakers en Los Ángeles el martes.

Jokic, que lidera las clasificaciones de anotaciones, rebotes y asistencias de los Nuggets, se perdió la aplastante victoria de Denver por 132-95 ante los Suns de Phoenix el viernes por una suspensión de un juego tras salir de la banca durante un altercado en Utah a principios de semana.

El entrenador de Denver, Michael Malone, dijo que no creía que Jokic estuviese más motivado de lo habitual en su regreso porque "Nikola está motivado cada noche".

JJ Redick fue el mejor de Filadelfia con 22 tantos y Corey Brewer aportó 20 a la cuenta del equipo, que no pudo contar con Jimmy Butler, aquejado de un esquince en la muñeca derecha, ni con Wilson Chandler, de baja por problemas en el muslo izquierdo.