Frente al Océano Pacífico, Tiger Woods movió su driver hacia atrás, antes de hacer un swing con el que la pelota surcó el cielo azul en el club Torrey Pines.

A unos 50 metros de Woods en la práctica del miércoles estaba Jay Monahan, nuevo comisionado de la Gira de la PGA.

"Buena vista, ¿no?", preguntó Monahan.

Pero el comisionado no se refería a la imagen de la costa, bañada por el sol brillante. Sus ojos estaban fijos en Woods, quien mostró una estupenda colocación en el tee del hoyo 107 del campo norte.

Será el noveno regreso de Woods a la gira tras una larga ausencia. Y esta vez, hay más curiosidad que expectativas reales sobre el astro en el Farmers Insurance Open.

Ni siquiera Woods sabe qué ambicionar.

"Todos sabemos que no he jugado un calendario normal en mucho tiempo, de modo que es una incógnita", reconoció Woods. "He estado fuera de esto durante mucho tiempo. He jugado un torneo en este periodo de 15 meses, y no he jugado un torneo con el número habitual de golfistas. No he encontrado el ritmo que te da el jugar varias semanas al final de una temporada".

La última participación de Woods en un torneo de la gira se remonta al Wyndham Championship disputado en agosto de 2015. Fue un intento de último minuto por clasificarse a la postemporada de la gira.

Empató en el décimo puesto, antes de someterse a dos cirugías más en la espalda durante un intervalo de meses. Quedó marginado del golf durante una campaña completa.

Volvió para su torneo Hero World Challenge, a comienzos de diciembre. Se trató de un certamen no oficial, con tan sólo 18 golfistas y sin corte.

Woods finalizó en el 15to puesto, aunque la experiencia se consideró un éxito, pues se anotó 24 birdies, no tuvo problemas de espalda ni mostró tensión en su swing.

Ahora el certamen es oficial, y no pasará mucho tiempo antes de que Woods pueda medir fuerzas contra los mejores jugadores de la actualidad.

Disputará las primeras dos rondas con Jason Day (primero del ranking) y con Dustin Johnson (Jugador del Año en la gira). Ambos figuran entre los jugadores con mejor golpeo, y despliegan un estilo semejante al que permitió alguna vez que Woods dominara este deporte.

"Esos dos tipos son de lo mejor del mundo. Estarán ahí, jugando un golf increíble, y son buenos amigos", comentó Woods con una sonrisa. "No podía haber pedido mejores rivales... Van a disparar cañonazos ahí. Está bien. Haré mi juego, y en este deporte lo importante es un marcador bajo. No es un concurso de drives largos".