Otro torneo, otra primera ronda que ha dejado a Tiger Woods compartiendo la punta.

Woods logró uno de sus mejores recorridos del año en su regreso al certamen final de la Copa FedEx, y provocó la mayor ovación de la tarde del jueves, al embocar un putt de casi ocho metros para eagle en el hoyo 18, par cinco. Entregó así una tarjeta de 65 impactos, cinco debajo del par, y quedó empatado con Rickie Fowler en el primer lugar.

Fue la segunda vez en el mismo número de torneos de los playoffs de la Copa FedEx que Woods ha compartido la cima tras 18 hoyos. Hace dos semanas, consiguió un recorrido de 62 golpes en Aronimink en la primera ronda del BMW Championship, sobre un campo mojado, que favoreció los marcadores bajos.

Esta vez, lució sobre un terreno más seco y complicado en East Lake.

“Por mucho, esto fue mejor que el 62 en Aronimink”, reconoció Woods. “Las condiciones allá eran suaves. Acá fue difícil acercar la pelota al hoyo. Si envías tu drive al rough, sabes que no puedes aproximar la pelota. Simplemente no puedes controlarlo”.

Fowler, quien se perdió dos torneos de los playoffs mientras se recuperaba de una lesión en el músculo oblicuo derecho, realizó un putt para birdie en todos los hoyos, salvo dos. Firmó una tarjeta de 65 y busca apenas su primer triunfo en la temporada.

Justin Rose, en su debut como primero del mundo, debió salir del bunker para un birdie en el hoyo 18. Finalizó el recorrido en 66 golpes, y está empatado con Gary Woodland.

Rory McIlroy y Justin Thomas, quienes estarán la próxima semana disputando la Copa Ryder en Francia, se ubicaron otro golpe detrás.