El Tribunal de Arbitraje Deportivo rechazó una apelación de Serbia contra el ingreso de Kosovo a la UEFA.

El TAS determinó que Kosovo cumple con las normas de ingreso a la UEFA porque "es reconocido como un 'estado independiente' por la mayoría de los estados miembro de las Naciones Unidas".

Serbia argumentó que Kosovo, que ingresó al organismo rector del fútbol europeo en mayo aunque no es miembro de la ONU, debería ser marginado.

Las federaciones europeas votaron 28-24 a favor del ingreso de Kosovo a la UEFA. Serbia se opuso a la admisión de su ex provincia.

Serbia y sus aliados, incluyendo Rusia, no han reconocido a Kosovo desde que la república balcánica declaró su independencia en 2008.

La decisión de la UEFA allanó el camino para que Kosovo ingresara un semana después a la FIFA, y fuese incluido en las eliminatorias para el Mundial de 2018.