Suiza no se intimida ante figuras brasileñas en Mundial

Neymar, Philippe Coutinho y Gabriel Jesús son sólo algunos de los brasileños que dominan los más grandes escenarios del fútbol en el orbe. Pero Brasil va a necesitar más que nombres si quiere...

Neymar, Philippe Coutinho y Gabriel Jesús son sólo algunos de los brasileños que dominan los más grandes escenarios del fútbol en el orbe. Pero Brasil va a necesitar más que nombres si quiere infundir algún temor en Suiza, su primer rival en Rusia 2018.

Hasta el momento, no lo ha conseguido.

La confianza de los suizos es aparentemente inquebrantable y la constelación brasileña no es suficiente para deslumbrarlos antes del duelo del domingo en Rostov del Don, donde se inician las acciones del Grupo E.

“Son un excelente equipo, un equipo que se ha desarrollado muchísimo en los últimos cuatro años, ahora tienen un estilo de juego mucho más europeo que antes y creo que, en ese sentido, debemos mostrarles respeto”, dijo el sábado el técnico de la selección suiza, Vladimir Petkovic.

“No estamos aquí para hacer un buen partido contra Brasil, sino para ganarlo”, sentenció sin embargo.

Esa es la mentalidad que ha impuesto Petkovic y que se tradujo en nueve victorias en 10 encuentros eliminatorios y un viaje relativamente tranquilo hasta el Mundial de Rusia 2018. En su primera prueba mundialista, el entrenador suizo no espera mucho menos.

“Como entrenador y maestro de futbol, un empate no es suficiente”, sentenció en conferencia de prensa antes de su primera práctica en la Arena Rostov. “Haremos lo posible por ganar. Y si el rival es mejor en la cancha y terminamos con un empate, debemos aceptarlo. Nos centramos en la victoria y la visualizamos”.

Solo deben librar una serie de obstáculos. El primero y más importante es, desde luego, Neymar.

“Creo que es prácticamente imposible neutralizar a Neymar por 90 minutos”, dijo el capitán Stephan Lichtsteiner, defensor de la Juventus. “Creo que después de (Cristiano) Ronaldo, es el jugador más completo del mundo en su posición”.

El segundo obstáculo que se interpone entre Suiza y una de las mayores sorpresas de la justa son los 33 grados Celsius (91 Fahrenheit) en Rostov Del Don ante un equipo que está más habituado a las altas temperaturas. Pero Lichtsteiner y sus compañeros lucen imperturbables.

“Tenemos una mentalidad ganadora y los ganadores buscan soluciones, no excusas”, puntualizó.