Daniel Suárez hizo historia el sábado, al convertirse en el primer piloto mexicano en conseguir la pole position en la Copa NASCAR.

El logro de Suárez requirió de cierta ayuda. Arrancará primero en la carrera de este domingo en Pocono Raceway debido a que los tiempos de los punteros Kevin Harvick y Kyle Busch se anularon porque sus autos no aprobaron una inspección.

Suárez se había clasificado en el tercer sitio, pero oficialmente saldrá desde el puesto de honor, en busca de obtener lo que sería su primer triunfo en la categoría máxima de la NASCAR.

“Se siente bien, porque no habíamos tenido un desempeño tan bueno recientemente”, indicó el piloto de 26 años. “Siento que esto es apenas el comienzo del fin de semana. Lo importante será el domingo y tendremos que seguir así”.

El piloto de Monterrey fue ya campeón de la serie de desarrollo de la NASCAR, la Xfinity, en 2016. Sin embargo, había tenido dificultades para repetir ese éxito en la Copa NASCAR, adonde su ingreso se precipitó por el retiro inesperado de Carl Edwards, quien llevaba años corriendo para Joe Gibbs Racing.

Suárez no ha ganado una sola de las 56 carreras en las que ha participado en la Copa. Sólo en dos ocasiones se coló entre los cinco mejores.

Actualmente, se ubica vigésimo en el campeonato con su Toyota número 18. Necesita un triunfo para avanzar automáticamente a los playoffs.

“Los resultados de mi escudería han sido bastante malos en los últimos meses”, reconoció. “Cuando las cosas van mal, tienes que trabajar incluso más duro”.

Suárez comenzó en los karts en México, y se mudó a Carolina del Norte en su adolescencia, en busca de competir en el nivel nacional de la NASCAR. Aprendió inglés mirando dibujos animados en la televisión estadounidense y se abrió paso en la NASCAR mediante un programa de apoyo a la diversidad étnica, hasta obtener un puesto con Joe Gibbs.

Tras el título en la Xfinity, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, tuiteó una felicitación en español.

Gibbs contrató al piloto mexicano dentro de su programa de la Xfinity en 2014. Suárez ganó tres poles en 2015, logró tres victorias y se convirtió un año después en el primer mexicano en coronarse en alguna división de la NASCAR.

La madre de Suárez estuvo en Pocono, cumpliendo una de las visitas que realiza cada temporada al piloto.

“Fue muy bueno tener aquí a mi mamá”, indicó Suárez. “Toda mi familia vive en México. Es bueno tener aquí a mi mamá y conseguir la pole. Siempre es más divertido si tu familia está aquí el fin de semana”.