Luego de su victoria, los integrantes de la selección de Serbia no pudieron ver el encuentro entre Brasil y Suiza, sus otros rivales en el Grupo E. Y es que tenían que volar muy tarde desde Samara.

Cuando aterrizaron, los serbios se enteraron de que seguían en el primer puesto de su llave, gracias a su primer triunfo en 20 años dentro de una Copa del Mundo.

Ahora, la meta consiste en conservar la calma y la concentración.

“Tenemos que mantener los pies firmemente plantados sobre la tierra y funcionar como equipo”, advirtió el técnico Mladen Krstajic.

Serbia superó 1-0 a Costa Rica el domingo, gracias a un tiro libre que Aleksander Kolarov ejecutó combado para vencer apenas el lance del arquero estelar Keylor Navas.

Por la noche, Brasil y Suiza igualaron 1-1 en Rostov del Don. Así, las Águilas se quedaron en la cima del grupo por ahora.

De forma un tanto sorpresiva, Serbia se perdió el Mundial pasado en Brasil, y no avanzó más allá de la fase de grupos en Sudáfrica 2010. La última victoria del país en un debut mundialista se remontaba a Francia 1998, cuando el equipo, entonces Serbia y Montenegro, se impuso 1-0 a Irán y avanzó a los octavos de final.

La selección serbia llegó a esta edición del Mundial como la 34ta en el ranking de la FIFA. Es la peor ubicada entre las que integran el grupo.

Costa Rica lucía favorita para el cotejo del domingo, tras anclar en los cuartos de final hace cuatro años. Pero hay crecientes indicios claros de que esta selección tica no es tan fuerte como aquella. Perdió un par de partidos amistosos antes del certamen, incluida una zarandeada de 4-1 que les propinó Bélgica.

La sólida defensa serbia es encabezada por Kolarov, quien juega para la Roma, y por el veterano Branislav Ivanovic, exjugador del Chelsea, quien aparece en su segundo Mundial. Ambos marcaron la diferencia en el cotejo.

Serbia dependerá otra vez de su labor defensiva el viernes, cuando se mida a Suiza en Kaliningrado. Brasil se mide a Costa Rica el mismo día en San Petersburgo.