Hace 20 años, Croacia debutó en una Copa Mundial con un resultado que solo otra selección había conseguido y que nunca ha sido superado.

Quedar terceros en la primera participación en la cita más importante del fútbol dejó huella.

La memorable marcha de los croatas a las semifinales en 1998 representa uno de los momentos de mayor orgullo en la historia del país. También ha sido la sombra que cada selección de Croacia ha tenido que lidiar desde entonces, sin siquiera acercarse en igualar. Hasta ahora.

Croacia podrá emular al equipo de 1998 si vence a Rusia el sábado en los cuartos de final y quizás al fin eclipsar el logro de hace dos décadas.

Con otra victoria, la actual generación de luminarias conformada por Luka Modric, Ivan Perisic, Mario Mandzukic e Ivan Rakitic estarán al mismo nivel que las figuras de 1998 como Davor Suker, Zvonimir Boban y Slaven Bilic.

Si no pueden dejar fuera a los anfitriones, pasarán a ser el más reciente seleccionado croata en quedarse corto.

"Se ha hablado demasiado de los dos equipos y sus similitudes”, dijo Perisic. “Alcanzaron un resultado histórico en Francia. Ahora estamos cerca y ojalá podamos hacerlo un poco mejor que ellos. Sabemos que tenemos la calidad, nos sentimos confiado y vamos bien”.

Perisic y compañía están aburridos de que les recuerden lo ocurrido en 1999. No es cuestión de respeto — la admiración por lo logrado por el equipo del '98 es inmensa — pero repetir o exceder esa actuación ha sido una losa pesada en cada gran torneo en los últimos 20 años

“Ahora necesitamos olvidarnos de ellos, con todo el respeto que le debemos”, dijo el volante Rakitic.

Ese tercer puesto de Croacia en su debut solo tiene como referencia similar a Portugal en 1966 cuando el torneo se disputó con apenas 16 equipos. La selección de 1998 quedó segunda en su grupo, venció a Rumania en los octavos de final y eliminó a Alemania 3-0 en los cuartos de final. Croacia perdió ante el eventual campeón Francia en las semifinales y doblegó a Holanda para despedirse tercera.

Pero los resultados en los cuatro mundiales posteriores son los responsables de la sombra.

“El fútbol era distinto hace 20 años”, comentó el extremo Ante Rebic. “Consiguieron un resultado fantástico. Ahora mismo contamos con mucho respaldo en Croacia y le tengo fe a nuestro equipo, de que podemos lograr algo similar”.

Croacia no sobrevivió la fase de grupos en 2002 y 2006, no se clasificó para el Mundial de 2010 en Sudáfrica y volvió a caer en la etapa de grupos en 2014. Los de 2002 y 2006 fueron particularmente frustrantes, ya que con una victoria en la última fecha hubieran avanzado a la siguiente ronda.

Tampoco han tenido buena estrella en la Eurocopa. Croacia accedió a los cuartos de final en su primera participación en 1996 y solo una vez pudo llegar tan lejos. Nunca han alcanzado las semifinales de la Euro.

“Nuestros objetivos son más ambiciosos”, dijo el zaguero Domagoj Vida. "Lo que queremos es levantar la Copa del Mundo”.

Croacia es amplia favorita en su duelo de cuartos de final contra los anfitriones, y una victoria ante Rusia quedaría al mismo nivel que el triunfo ante Alemania hace 20 años esta misma semana.

Y Modria se apuntalaría entre los favoritos al premio al mejor jugador del Mundial. El arquero Danijel Subasic es un héroe nacional tras tapar tres penales para que Croacia dejara atrás a Croacia en los octavos. Y Croacia se encuentra en un cuadro favorable hacia la final, si logra vencer a los rusos.

Todo ellos podría alivianar la presión que persiste desde hace 20 años.

“Era un sueño estar en una situación similar”, afirmó Perisic. “Este es el momento y ojala podemos conseguir un resultado similar”.