Wembley seguirá en manos del fútbol inglés.

El magnate estadounidense Shad Khan retiró el miércoles una oferta de 600 millones de libras (790 millones de dólares) por el estadio nacional, la propiedad más valiosa de la Federación Inglesa de fútbol, debido a la fuerte oposición a la venta.

Khan, dueño de los Jaguars de Jacksonville de la NFL y del Fulham de la Liga Premier, buscaba comprar Wembley con el fin de apuntar la posibilidad de trasladar una franquicia de la NFL a Londres.

Aunque la FA (las siglas de la federación inglesa) resaltó que “no solicitó” la oferta, los dirigentes de la entidad no ocultaron su entusiasmo ante la posibilidad de recibir una cuantiosa cantidad de dinero para financiar el fútbol en el país y al mismo tiempo seguir usando a Wembley para los partidos de la selección nacional y albergar las finales de los torneos domésticos de copa.

Pero la FA reconoció la semana pasada que la oposición superaba el respaldo a la venta tras sondear las opiniones de 22.500 individuos, entre ellos dirigentes de clubes y ligas, además de árbitros, futbolistas adultos y juveniles, entrenadores, voluntarios y miembros del público.

"La intención de mi iniciativa era, y sigue siendo, quedar bien con todo el mundo para fortalecer el fútbol inglés y unir a la afición, no dividirla”, dijo Khan. “Desafortunadamente, por las circunstancias actuales, he decidido que el resultado de la votación la próxima semana va a quedar lejos del apoyo amplio que precisa el presidente de la FA para vender el estadio Wembley”.

El Consejo de la FA tenía previsto votar sobre la venta la próxima semana.

"Su propuesta despertó una división mayor de lo que se anticipó y (él) decidió retirar su propuesta”, declaró el director ejecutivo de la FA Martin Glenn.