En mitad de una crisis económica y social en Grecia, y con el auge del partido neonazi Amanecer Dorado, un jugador de la liga celebró un tanto con el saludo nazi. Se trata de Giorgios Katidis, de 20 años, centrocampista del AEK Atenas.

Esta semana el primer ministro griego, Andonis Samarás, anunciaba una medida por la que sólo los griegos de nacimiento puedan acceder a las academias militares y de Policía, una iniciativa que ha alegrado al partido neonazi en medio de una gran polémica. Una "moción anticonstitucional y absurda" para el Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK) en un claro 'guiño' al partido neonazi.

En mitad de esta tensión entre partidos, al joven Giorgios Katidis sólo se le ocurrió utilizar el saludo nazi para celebrar su último gol con el AEK de Atenas ante el Veria, cuando ponía a su equipo por delante en el marcador (2-1) en el 84'. El jugador extendió su brazo derecho y enderezó la mano, aunque en Twitter aseguró que aborrecía el fascismo, conoce las consecuencias, y no lo haría nunca. "Conozco la historia del AEK, en todo caso no soy racista", añadía.

La Federación Griega de Fútbol se reunió con carácter extraordinario para castigar al jugador y condenar su acto. En un comunicado, dijo que este gesto "afecta profundamente a todas las víctimas de las atrocidades nazis" y va contra el carácter "pacífico y humano" del fútbol. "En el marco de las competencias de la Federación, decidimos la exclusión de por vida del jugador de todas las categorías de la selección".