Paul Westphal considera un honor en estos días que alguien recuerde que jugó básquetbol.

El Salón de la Fama obviamente lo recuerda.

Westphal es uno de 13 individuos que fueron anunciados el viernes como finalistas para ser elevados al Salón de la Fama del Básquetbol más adelante este año. Es uno de cuatro que son finalistas por primera vez, junto al siete veces All-Star Jack Sikma, el cinco veces All-Star Marques Johnson y el cuatro veces Jugador Defensivo del Año Ben Wallace.

“Es difícil expresarlo en palabras”, dijo Westphal, de 68 años, quien jugó 12 temporadas — sus mejores años con Phoenix — antes de pasar partes de 17 temporadas más como entrenador en jefe o asistente. “Nunca quieres dar por sentado algo como esto. Es simplemente un momento emocionante y de humildad considerar que algo como así pueda suceder”.

Hay nueve finalistas previos de vuelta este año, siendo los más notables los cinco veces All-Stars Chris Webber y Sidney Moncrief, el ocho veces miembro del primer equipo defensivo del año, Bobby Jones, el dos veces Entrenador del Año en la NBA, Bill Fitch, la pionera del básquetbol femenil Teresa Weatherspoon y el cuatro veces Entrenador del Año universitario, Eddie Sutton.

“Me siento muy inspirado y honrado por estos individuos en el escenario”, dijo Moncrief durante la ceremonia, observando a miembros del Salón de la Fama en el escenario como Kareem Abdul-Jabbar, Nancy Lieberman, Rick Barry, Spencer Haywood y Rick Welts. “Gracias a todos ustedes por marcar la dirección para nosotros”.

Moncrief, Wallace, Jones y Weatherspoon fueron muy conocidos como defensivos de elite.

“La defensa cuenta”, destacó Moncrief.

También estuvieron seleccionados como finalistas Leta Andrews, quien ganó un récord de 1.416 partidos a nivel preparatoria en más de 50 años como entrenadora en Texas; Hugh Evans, un réferi en la NBA durante 28 años; y Barbara Stevens, por mucho tiempo entrenadora de la perene potencia de División II, Bentley, y ganadora de más de 1.000 juegos.

“Ser nombrado finalista al Salón de la Fama del básquetbol es un gran honor y estamos orgullosos de reconocer a los extraordinarios hombres y mujeres que han tenido impacto en el deporte”, señaló Jerry Colangelo, presidente del Salón de la Fama.