Chris Sale siguió sin ganar después de cinco aperturas, al tolerar dos carreras durante cinco innings del primer encuentro de una doble cartelera, en que los Tigres de Detroit vencieron el martes 7-4 a los Medias Rojas de Boston.

Los Tigres arrasaron en la jornada, al imponerse por 4-2 en el segundo enfrentamiento. Desde agosto de 1965, no habían barrido una doble cartelera en el Fenway Park.

Spencer Turnbull (1-2) resolvió cinco episodios en blanco para llevarse su primera victoria en las Grandes Ligas, en el duelo nocturno. La derrota en la doble función dejó en una foja de 9-15 a Boston, monarca de la última Serie Mundial.

Brandon Dixon saludó a Marcus Walden con un doblete de tres carreras, después de que los Tigres llenaron las bases ante el mexicano Héctor Velázquez (0-2), quien perdió el segundo encuentro.

Así, los Medias Rojas fueron barridos en un doble juego, algo que no les ocurría desde el 20 de julio de 2015, ante los Angelinos de Los Ángeles.

Por lo menos, Sale no salió derrotado, como le había ocurrido en sus actuaciones anteriores de este año. El as de Boston repartió 10 ponches, su mayor cifra de la temporada, entregó un par de boletos y toleró cinco imparables. Su efectividad mejoró de 8.50 a 7.43.

“Fue un paso en la dirección correcta, pero todavía no estoy satisfecho”, comentó el lanzador.

El dominicano Ronny Rodríguez bateó tres imparables en el primer duelo, incluido un jonrón, por los Tigres.

Sale, de 30 años y quien firmó un contrato de 160 millones de dólares y seis campañas hacia finales de la pretemporada, jamás se había ido sin victoria en sus primeras cinco aperturas del año en las mayores.

“Necesito pulir algunas cosas, pero llegaré a eso”, indicó. “No puedo hacer que me pongan la pelota en juego, pero puedo lanzar strikes”.

En 2016, Sale ganó sus primeros nueve inicios con los Medias Blancas de Chicago.

Josh Harrison conectó un doblete de dos carreras que rompió el empate en el octavo capítulo ante Colten Brewer (0-2). Anotó dos lanzamientos después, gracias a un sencillo de Grayson Greiner.

Matthew Boyd (2-1) se combinó con tres relevistas en una faena de cinco imparables, también durante el primer compromiso. Boston, que comenzó una estadía de 10 juegos en casa tras barrer en tres compromisos a Tampa Bay, cayó a un récord de 9-14.

En el primer juego, por los Tigres, el venezolano Miguel Cabrera de 4-2, una remolcada. Los dominicanos Rodríguez de 4-3, dos anotadas y dos remolcadas; y Jeimer Candelario de 4-0, una anotada.

Por los Medias Rojas, el puertorriqueño Christian Vázquez de 2-0, una anotada. El dominicano Rafael Devers de 1-1.

En el segundo duelo, por los Tigres, los dominicanos Candelario de 5-3 con una anotada, Rodríguez de 4-1 con una anotada. El venezolano Cabrera de 3-1 con una anotada.

Por los Medias Rojas, el dominicano Devers de 2-0. El boricua Vázquez de 4-1.