Incluso sin el máximo anotador de la NBA, James Harden, Houston dominó a Golden State desde el inicio.

Eric Gordon anotó 25 puntos, incluyendo cuatro triples, Chris Paul encestó dos tiros libres a 1:08 del final y culminó con 23 tantos, y los Rockets derrotaron el sábado 118-112 a los Warriors pese a la ausencia del enfermo Harden.

Un triple de Stephen Curry a 1:57 del final acercó a los Warriors 114-108 y sus dos tiros libres con 1:26 en el reloj redujeron el margen a cuatro antes de que Houston sentenciara el partido desde la línea de castigo.

Kevin Durant terminó con 29 unidades y Curry aportó 25 con cinco triples, nueve rebotes y siete asistencias, mientras los Warriors vieron rota una racha de cinco triunfos en casa en un duelo entre las potencias del Oeste, que se encontraron en la final de Conferencia la temporada pasada. Entonces, Golden State se impuso en siete partidos.

"Puedes venir aquí y ganar en un lunes de febrero o en un martes de noviembre o diciembre”, señaló Paul. "Pero en los playoffs es cuando tienes que derrotar a un equipo cuatro veces de siete. Es genial que ganásemos esta noche aquí, pero en dos días todos se olvidarán de esto. Todos lo haremos”.

A inicios del cuarto periodo Draymond Green abandonó la cancha después de torcerse el tobillo al pisar el pie de su compañero de los Warriors, DeMarcus Cousins.

Aunque no hubo información de inmediato sobre el estado de Green, Curry señaló que "estaba de buen humor después del juego así que asumo que no nada serio”.

"Estará de vuelta para los playoffs. Eso es lo único que nos preocupa aquí, ¿no?", apuntó Durant.

Paul repartió 11 de sus 17 asistencias, su mayor cifra de la temporada, en la primera mitad para llegar a las 9.000 en su carrera y ayudar a que Houston evitara su tercera derrota en fila.

Cousins llegó a tres juegos en fila con doble-doble al culminar con 13 tantos y 14 rebotes, mientras que Klay Thompson anotó 20 puntos con seis asistencias.