Austin Riley impresionó desde su debut en las Grandes Ligas, al conectar el miércoles un cuadrangular ante Michael Wacha para conducir a los Bravos de Atlanta a una victoria por 4-0 contra los Cardenales de San Luis.

Mike Soroka cumplió otra apertura destacada, al lanzar pelota de tres hits en siete entradas sin carreras. Pero el gran protagonista fue un joven de 22 años.

Riley, otro prospecto importante de los llamados Baby Braves, fue convocado del equipo de las menores en Gwinnett previo al juego, después de que el venezolano Ender Inciarte fue incluido en la lista de lesionados de 10 días por un dolor en la espalda.

Riley, que comenzó en el jardín izquierdo y bateó sexto, se ponchó abanicando en su primer turno de lo que los Bravos esperan sea una larga carrera en las mayores.

Posteriormente, en el comienzo del cuarto capítulo, mostró el talento que lo ayudó a liderar la Liga Internacional con 15 cuadrangulares y 39 impulsadas.

Riley envió una recta a los asientos del jardín izquierdo, un batazo de 438 pies que dio a los Bravos una ventaja de 2-0 y provocó que sus padres y un grupo de alrededor de 40 personas, tanto familiares como amigos, comenzaran una frenética celebración en el SunTrust Park.

El triunfo fue para Soroka (4-1). Cargó con la derrota Wacha (3-1).

Por los Cardenales, el dominicano Marcell Ozuna de 4-0. El venezolano José Martínez de 4-1. El puertorriqueño Yadier Molina de 4-0.

Por los Bravos, el venezolano Ronald Acuña Jr. de 4-1 con una anotada.