Un hombre de Massachusetts que inspiró el llamado reto del cubo helado fue homenajeado por ayudar a la recaudación de millones de dólares para la lucha contra la enfermedad de Lou Gehrig, conocida también como esclerosis lateral amiotrófica.

El alcalde de Boston Martin Walsh declaró el martes 5 de septiembre como el Día de Pete Frates, mientras que el ex astro del equipo de béisbol del Boston College fue celebrado por más de 100 personas fuera del ayuntamiento.

El comisionado de Grandes Ligas Rob Manfred, dirigentes de los Medias Rojas, el equipo de béisbol del Boston College y la familia de Frates estuvieron presentes en la ceremonia.

El presidente de los Medias Rojas, Sam Kennedy dijo que Frates "pertenece al Monte Rushmore de los deportes" por sus contribuciones en busca de la cura para la enfermedad de Lou Gehrig.

Frates ha dejado de hablar por su padecimiento, pero dijo en un comunicado, leído por su esposa, que el día era “maravilloso” y “conmovedor”.

Su madre Nancy dijo que Frates ayudó a “modificar la trayectoria de una enfermedad” que era relativamente desconocida y a la que no se destinaban fondos adecuados para su investigación antes del desafío del cubo helado, que comenzó a mediados de 2014.

A fin de generar conciencia sobre la enfermedad y de donar fondos, innumerables personas publicaron en las redes sociales videos en que se les vaciaba encima de la cabeza un balde de agua fría, y nominaban a otras para que hicieran lo mismo. La iniciativa recaudó más de 200 millones de dólares.