Real Madrid ganó pero no convenció. Bayern Múnich alivió la presión sobre su técnico. Manchester United va de mal en peor.

Tres grandes clubes europeos obtuvieron resultados con implicaciones contrastantes el martes, en la fase de grupos de la Liga de Campeones.

El Madrid se impuso 2-1 al Victoria Plzen, una victoria estrecha que hizo poco por mitigar la presión sobre el entrenador Julen Lopetegui.

Karim Benzema y el brasileño Marcelo anotaron un gol en cada mitad para el Madrid, con lo que los tricampeones defensores de Europa pusieron fin a una racha de cinco encuentros sin ganar en todas las competencias. Sin embargo, el equipo de Lopetegui sufrió a ratos en el estadio Santiago Bernabéu y los aficionados abuchearon tras el silbatazo final.

“¿Pitos? No he sentido nada especial”, aseguró Lopetegui. “El público es soberano y nos trata fenomenalmente bien. Querían un triunfo de una manera más holgada y no conseguir una victoria contundente es posible que esa reacción vaya por ahí... Lo más importante de esta noche son los tres puntos y romper una dinámica”.

El nuevo técnico madridista tendrá una nueva oportunidad de acallar a sus críticos _ quizá la última _ en el “clásico” contra Barcelona el próximo domingo en el estadio Camp Nou, dentro de La Liga española.

El Madrid tiene seis puntos en el Grupo G luego de tres encuentros, mientras que la Roma, que venció 3-0 al CSKA de Moscú en casa en el otro duelo de la llave, posee también seis unidades.

El 7 de noviembre Real Madrid viaja a República Checa para pagar la visita al Victoria Plzen, mientras el CSKA recibirá a la Roma.

Real Madrid había perdido cuatro de sus últimos cinco partidos, incluida una derrota de 1-0 en su visita al CSKA.

Benzema abrió el marcador con un cabezazo a los 11 minutos y Marcelo amplió la ventaja con un remate dentro del área a los 55, tras un pase de tacón de Gareth Bale.

Los visitantes, que tuvieron buenas oportunidades de anotar en la primera mitad, se acercaron a los 79 minutos con una anotación de Patrik Hrosovsky.

Real Madrid tuvo dos goles anulados por posición adelantada, el primero de Bale a los 33 minutos y el otro de Benzema a los 71.

El resultado extendió la racha invicta del Madrid en casa en la fase de grupos de la Liga de Campeones a 27 partidos.

En un encuentro que lucía particularmente atractivo, Cristiano Ronaldo regresó al Old Trafford y la Juventus venció 1-0 a su antiguo equipo Manchester United, para lograr su tercera victoria consecutiva en la Liga de Campeones.

Contrario a lo que sucedió la última vez que estuvo en ese estadio — con Real Madrid en 2013 — Cristiano no anotó, pero estuvo involucrado en el único gol, al enviar un centro desde el extremo derecho que eventualmente fue enviado al fondo del arco local por el argentino Paulo Dybala a los 17 minutos.

Peligrosa al ir al frente y típicamente fuerte en defensa, la Juventus ofreció una actuación poderosa que mantuvo al equipo invicto esta temporada y fortaleció su estatus como uno de los principales contendientes al título de la Liga de Campeones, una competencia que no gana desde 1996.

En cambio, el Man U de José Mourinho vio acentuados sus problemas.

Mourinho decidió caminar del hotel al Old Trafford para evitar el tráfico intenso. Sus jugadores demoraron más que él al abordar el autobús. El mejor fútbol de los “Red Devils” no arribó jamás.

El United suma sólo una victoria en sus últimos siete duelos.

Frustrado, Mourinho no tuvo más remedio que elogiar a los dos centrales de la Juve, Leonardo Bonucci y Giorgio Chiellini.

“El señor Bonucci y el señor Chiellini podrían impartir cátedra en Harvard sobre cómo ser un buen defensa central”, recalcó el estratega portugués.

Más temprano, Bayern Múnich anotó dos goles en dos minutos ante una porfiada defensa y derrotó 2-0 al AEK de Atenas, aliviando las presiones sobres su técnico, Niko Kovac.

Javier Martínez y Robert Lewandoski decidieron el duelo en Atenas con tantos a los 61 y 63 minutos, propinando al AEK su tercera derrota en tres partidos del Grupo E. Los alemanes sumaron su segundo triunfo y tienen además un empate.

Tras una racha de cuatro partidos sin ganar a finales de septiembre y comienzos de octubre. El conjunto bávaro ostenta ahora dos triunfos en fila.

“Sabíamos que los goles llegarían. Presionamos, los cansamos y funcionó”, destacó el arquero del Bayern, Manuel Neuer. “Después de los dos goles su moral cayó y pudimos ganar”.

En Berna, mientras tanto, Valencia apenas pudo igualar 1-1 con el modesto Young Boys suizo.

Los españoles, que han ganado sólo uno de sus últimos nueve partidos, anotaron primero, a los 26 minutos, cuando Michy Batshuayi eludió al arquero tras ser habilitado por Carlos Soler, pero Young Boys empató de penal a los 55, por intermedio de Guillaume Hoarau.

A dos minutos del final, Valencia se salvó de milagro ya que un cabezazo de Sekou Sanogo fue devuelto por los maderos.

Valencia suma apenas dos puntos en tres partidos en un grupo que completan Manchester United y Juventus. Young Boys tiene uno.

En otros resultados, Hoffenheim empató 3-3 en casa ante Lyon; Ajax superó por la mínima (1-0) al Benfica; Manchester City retomó la forma ganadora en el torneo continental y goleó 3-0 al ucraniano Shakhtar Donetsk.