Los Rays de Tampa Bay presentaron el martes un elaborado plan para un nuevo estadio techado que los reubicaría en la sección Ybor City de Tampa con un costo de alrededor de 900 millones de dólares.

El estadio con capacidad para 32.000 aficionados sería el más pequeño de Grandes Ligas y estaría cubierto por un techo completamente traslúcido, pero no retráctil.

Stuart Sternberg, dueño principal de los Rays desde 2005, explicó a detalle el intento más reciente de la franquicia por realizar un compromiso a largo plazo con la región.

“La mejor oportunidad para que esto suceda es aquí en Tampa, en el centro de la región de Tampa Bay”, dijo Sternberg. “Creemos que el béisbol no solo puede sobrevivir, sino prosperar en Tampa”.

Los Rays se han ubicado consistentemente cerca del último lugar en asistencia en el Tropicana Field en St. Petersburg, a unos 32 kilómetros (20 millas) del lugar propuesto para el nuevo estadio.

No se revelaron planes sobre el financiamiento para el inmueble. Los Rays, que actualmente están en su 21er temporada en la Liga Americana, hicieron la presentación, en parte, para solicitar respaldo corporativo.

Melanie Lenz, directora de desarrollo de los Rays, calculó el “costo total del proyecto” en 892 millones 429.823 dólares, de lo cual el 30% se destinaría al techo.

Sternberg dijo que prevé jugar en Tropicana Field por al menos otros cuatro o cinco años más, y que en el mejor de los casos el nuevo parque abriría en 2023.