Masai Ujiri piensa que Dwane Casey merece ser reconocido como el mejor entrenador en la NBA, pero los Raptors de Toronto no creen que Casey deba ser su líder.

Así que los Raptors despidieron a Casey, elogiándolo en su camino a la puerta de salida, días después que el equipo fuera barrido en los playoffs por los Cavaliers de Cleveland por segunda temporada seguida.

Horas después que los Raptors anunciaron que terminaban relaciones con Casey el viernes, Ujiri, presidente del equipo, dijo que no cree que trabajará jamás con una persona mejor.

“Nada en particular que el entrenador Casey haya hecho mal, pero pienso que es momento de que esto suceda”, comentó.

Casey condujo a los Raptors a una cifra récord de 59 victorias esta temporada para culminar en la cima de la Conferencia del Este por primera vez.

Acumuló una foja de 320-238 en siete temporadas para quedar como el técnico más exitoso en la historia de la franquicia.

“Espero que Casey sea el entrenador del año, porque se lo merece”, dijo Ujiri. “Vi todo lo que hizo aquí. Vi el trabajo que hizo este año. Lo merece”.

Pero eso no fue suficiente para que Casey conservara su empleo.

El martes, Casey fue laureado como el entrenador del año por la Asociación Nacional de Entrenadores de Básquetbol, un premio a votación entre los técnicos de la NBA. Un panel de periodistas votó por separado para el Entrenador del Año de la NBA, el cual será anunciado el 25 de junio.

Bajo las órdenes de Casey, los Raptors ganaron cuatro títulos de la División del Atlántico y avanzaron a los playoffs en cinco temporadas consecutivas. Pero Toronto no pudo superar a Cleveland. Ha caído con LeBron James y los Cavs en cada uno de los pasados tres playoffs.

Ujiri dijo que pasó “incontables horas” evaluando al equipo en los días posteriores a la eliminación de este año, antes de decidir el despido de Casey. Fue la primera vez que tuvo que despedir a un entrenador en más de una década como ejecutivo de la NBA.

“Es la cosa más difícil que he hecho en mi vida”, señaló Ujiri. “En términos de colaboración, no creo que trabajaré con una persona mejor. Tal vez mi padre. Este tipo es fenomenal. Un oyente, un aprendiz, un ejecutor y una persona real”.

Ujiri tuvo poco que decir acerca de quién podría ser su próximo entrenador, pero comentó que estaría “abierto” a considerar una amplia gama de posibles candidatos.

“Comenzaremos el proceso justo después que termine aquí”, sostuvo Ujiri. “Buscaremos en todas partes. No descarto nada. Haremos un trabajo completo”.

Quien quiera que llegue podría heredar un equipo diferente. Ujiri insinuó que la salida de Casey podría no ser el único cambio que hagan los Raptors este verano.