Nadal se impone ante Smyczek y avanza a la tercera ronda del Abierto de Australia

  • El español superó a su contrincante estadounidense en cinco sets.
  • Cuatro horas y 12 minutos de angustia le costó a Nadal esta victoria.
  • Ganó el encuentro gracias a un esfuerzo sobrehumano y estuvo a punto del desmayo.

A punto del desmayo, Rafael Nadal logró una victoria impresionante ante el estadounidense Tim Smyczek, 112 del mundo, por 6-2, 3-6, 6-7 (2), 6-3 y 7-5. Así, avanzó a la tercera ronda del Abierto de Australia.

Cuatro horas y 12 minutos de angustia le costó a Nadal derrotar a Smyczek en un partido en el que se mareó y recibió una pastilla del doctor del torneo, tuvo un amago de vómito en la pista, con arcadas al finalizar el tercer set, para ganar un encuentro gracias a un esfuerzo sobrehumano, envuelto en toallas de hielo, casi deshidratado.

El español, campeón en el 2009, necesitó cuatro bolas de partido para liquidar esta dura prueba, y al final acabó arrodillado en la pista Rod Laver Arena.

Nadal se enfrentará en tercera ronda con el israelí Dudi Sela, que derrotó al checo Lukas Rosol, pesadilla y verdugo del español en Wimbledon 2012, por 7-6 (2), 5-7, 7-5 y 6-3.

El estado físico era malo y tenía miedo de desmayarme

El español señaló que había estado a punto de desmayarse en su encuentro contra el estadounidense Tim Smyczek en el Abierto de Australia, donde reconoció que casi vomitó tras sufrir "un golpe de calor y algo en el estómago".

"Estaba muy mal y sabía que si continuaba en esa caída física hacia abajo, estaba cerca del desmayo", comentó Rafa tras el partido. "Después, al sacar al principio del tercer set me han dado náuseas, ganas de vomitar y casi vomito, de hecho me ha salido un poquito. Creo que he tenido un golpe de calor importante y algo que me habrá pasado en el estómago, y las dos cosas juntas han hecho que la situación sea crítica".

"El estado físico era malo y tenía miedo de desmayarme, me notaba la cabeza fuera, y cuando uno esta tan mal, es diferente cuando te duele la rodilla o un pie, pero cuando se encuentra mal en general es un tema de salud y tienes miedo de cruzar la línea", comentó.

"Cuando me movía y hacía tres bolas, notaba que no podía más, pero aún así he encontrado la manera de relajarme para a partir del cuarto, y dentro del estado crítico que estaba el partido y yo mismo, encontrar la solución desde la agresividad y el entendimiento, sabiendo que la única forma que tenía de ganar el partido era sin correr y encontrar golpes ganadores", expresó Rafa.

"Llegado un momento dado, aceptas que no te vas a poner mejor en el partido. Al principio piensas que es una pájara momentánea y esperas hacer las cosas bien", continuó el español. "Algunas veces puedes sufrir una pájara, un golpe de calor, pero el mareo de hoy ha sido alargado, demasiado para mí".

"He llamado al doctor y he hecho lo que me ha dicho, que tomara un gel deportivo, sales minerales, y me ha dado una pastilla para que la barriga la soltara un poco, pero cuando ya llevas hora y media, y no mejoras, entiendes que no vas a mejorar y que el cuerpo no tiene recuperación", añadió.