Al final, el pelotazo a Jesús Sucre no le costó medio millón de dólares a CC Sabathia.

Los Yanquis de Nueva York sí pagaron 500.000 dólares a Sabathia como un bono por su desempeño, pese a que el zurdo de 38 años fue expulsado de su último juego de la campaña regular.

Esa expulsión dejó a Sabathia a seis outs de cumplir con los 155 innings que se especificaban en su contrato para obtener el premio económico.

Sabathia golpeó al venezolano Sucre, de los Rays de Tampa Bay, en el comienzo de la sexta entrada del duelo del 27 de septiembre, con lo que fue su 55to pitcheo de la noche. Fue una represalia luego que Andrew Kittredge lanzó a la espalda de Austin Romine en la parte alta del episodio.

“Pensamos que fue un buen gesto de los Yanquis”, comentó el lunes a The Associated Press el agente de Sabathia, Kyle Thousand, de la empresa Roc Nation. “CC apreció mucho esto y está realmente emocionado por volver el año próximo, ojalá que para ganar un campeonato”.

Ninguna de las partes había anunciado la decisión, que se hizo evidente cuando el medio millón de dólares fue incluido en la cifra final de nómina de los Yanquis, con fines del pago del llamado impuesto al lujo.

“Fue algo que hicimos en privado y no buscábamos difundirlo. Simplemente lo dejaré así”, comentó el gerente general de los Yanquis, Brian Cashman.

Mediante una recta a 88 millas por hora, Sabathia impactó los nudillos de jake Bauers, cuando había dos outs de la quinta entrada. Kittredge lanzó una recta de 93 mph detrás del cuello de Romine, en el comienzo del sexto capítulo, y el umpire del plato Vic Carapazza emitió una advertencia a los dos equipos.

Sabathia emergió de la cueva de los Yanquis, y el manager Aaron Boone debió detenerlo.

Después de que Nueva York tomó una ventaja de 11-0, Sabathia golpeó a Sucre en la pantorrilla izquierda, con un cutter de 93 mph, en su primer pitcheo de la parte baja del inning. Carapazza expulsó al pitcher y a Boone.

“En realidad no tomo decisiones con base en el dinero, supongo”, dijo Sabathia después del juego. “Simplemente sentí que era correcto hacer eso”.

Sabathia fue suspendido cinco juegos por Joe Torre, el director deportivo de la oficina del comisionado. La suspensión de Kittredge fue de tres duelos.