El lanzador dominicano Antonio Bastardo fue suspendido por el resto de la temporada por quebrantar el reglamento antidopaje de las ligas menores tras dar positivo por el esteroide Stanozolol, una sanción que se suma a los 50 partidos que el agente libre purgó por su involucramiento en el escándalo de la clínica Biogenesis.

Zurdo de 32 años, Bastardo pactó en enero un acuerdo de ligas menores con Arizona. Tuvo seis apariciones con los Diamondbacks en la pretemporada y luego fue dado de baja.

La oficina del comisionado informó el viernes que Bastardo fue suspendido 140 juegos por su segunda infracción del reglamento antidopaje. La sanción es retroactiva al inicio de la temporada de las menores.

Bastardo tiene foja de 27-20 con efectividad de 4.01 en 414 apariciones de relevo y cinco aperturas en nueve campañas con Filadelfia (2009-14), Pittsburgh (2015-17) y los Mets de Nueva York (2016). Registró una efectividad de 15.00 en nueve juegos con los Piratas el año pasado.

Luego que su suspensión de 50 juegos fue anunciada en agosto de 2013, Bastardo manifestó que deseaba reivindicarse y “recuperar el respeto de la organización y fans de los Filis y mi familia”.

Otros cuatro jugadores de las menores fueron suspendidos.

El jardinero David Olmedo-Barrera (Tampa Bay) recibió una suspensión de 80 juegos al dar positivo por un esteroide anabólico.

Otros tres recibieron suspensiones de 72 juegos: los lanzadores dominicanos Yeisel De Los Santos y Joselín Vallejo (Atlanta) por Stanozolol y el pitcher mexicano Saúl Vázquez por Nandrolona. Los tres forman parte de rosters en la Liga Dominicana de Verano.