La fiscalía española pidió una sentencia de 11 años de prisión para el ex presidente del Barcelona Sandro Rosell por cargos de lavado de dinero relacionados a la venta de derechos de transmisión televisiva de partidos de la selección de Brasil.

Los fiscales también quieren que Rosell pague una multa de 59 millones de euros (69 millones de dólares) por los cargos de lavado de dinero y ser parte de una organización criminal.

La esposa de Rosell y otras cuatro personas también han sido imputadas en el mismo caso. Rosell también fue acusado de malversar dinero proveniente de la venta de derechos de transmisión televisiva para partidos en lo que jugaba Brasil, así como de un contrato de patrocinio entre Nike y Brasil.

El miércoles, la fiscalía también acusó a Rosell de esconder dinero que el ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol de Brasil Ricardo Teixeira presuntamente obtuvo de manera ilegal.

Rosell, ex ejecutivo de Nike en Brasil y que fue presidente del Barcelona entre 2010 y 2014, ha estado detenido desde el año pasado.

Rosell y los otros acusados han rechazado las acusaciones en su contra.