La breve estadía de Adrian Peterson en Arizona terminó. La larga y productiva etapa de Jordy Nelson en Green Bay llegó también a su fin.

En tanto, Drew Brees permanecerá en Nueva Orleans, Case Keenum se dirige a las Rocallosas y Kirk Cousins realizará su primera visita a Minnesota durante el periodo de agencia libre. Desde hace tiempo se considera a los Vikings como el destino perfecto para uno de los quarterbacks disponibles más codiciados.

Un día antes de que comience el nuevo año de la liga, los Cardinals dieron de baja el martes al veterano running back Peterson. El receiver Nelson — destinatario predilecto de Aaron Rodgers — fue dejado en libertad por los Packers.

Peterson, siete veces designado All-Pro, comenzó la campaña anterior con Nueva Orleans, pero después de tener muy poca actividad con los Saints fue canjeado a los Cardinals. Peterson corrió para 134 yardas en un triunfo sobre Tampa Bay y para 159 en la victoria sobre San Francisco. En seis encuentros, ganó 448 yardas en 129 acarreos por Arizona, antes de sufrir una lesión en el cuello.

El corredor, quien la próxima semana cumple 33 años, es duodécimo en la historia de la NFL en yardas por tierra con 12.276.

Nelson acumuló 550 recepciones y 69 touchdowns durante sus 10 temporadas en Green Bay. Pero su producción cayó la temporada pasada, en la que Rodgers se perdió gran parte del año por una fractura de clavícula. Se ausentó toda la campaña de 2015 debido a una lesión en la rodilla y en 2016 recibió el premio como el Retorno del Año.

“No podemos agradecerle lo suficiente a Jordy por todo lo que les ha dado a los Packers de Green Bay y a nuestra comunidad durante los últimos 10 años”, dijo el gerente Brian Gutekunst. “Ha sido un profesional y compañero ejemplar que contribuyó enormemente a nuestro éxito”.

Brees acordó un contrato por 50 millones de dólares y dos años con Nueva Orleans, con 27 millones de dólares garantizados en el primer año, dijeron a The Associated Press dos personas con conocimiento del pacto, y que hablaron bajo condición de anonimato debido a que el acuerdo aún no se anuncia.

El mariscal de campo tiene 39 años y quiere finalizar su carrera en Nueva Orleans, en donde ha jugado desde 2006, ganó un Super Bowl y ha encabezado a una de las ofensivas más productivas de la NFL desde que él y el coach Sean Payton llegaron al equipo.

“Estaré aquí hasta que ellos quieran”, dijo Brees al finalizar la temporada.

En 2017, Brees completó el 72% de sus envíos, un récord de la NFL, y acumuló 4.334 yardas con 23 touchdowns y ocho intercepciones. Fue cuarto en la NFL en yardas por pase y los Saints fueron la segunda mejor ofensiva total de la liga.

Keenum, quien inició la campaña como suplente, llevó a Minnesota hasta el título del Norte de la Nacional y a la final de esa conferencia. Ahora cobrará en grande con los Broncos.

A sus 30 años, Keenum es considerado el segundo mejor quarterback disponible detrás de Cousins. Tuvo marca de 11-3 con 3.547 yardas, 22 anotaciones y siete intercepciones. Su conexión de último segundo con Stefon Diggs les dio a los Vikings un sorprendente triunfo 29-24 ante los Saints en los playoffs.

También el martes, Tenessee llegó a un acuerdo por cinco años y más de 60 millones de dólares con Malcolm Butler, cornerback que llegó a ser el héroe de los Patriots de Nueva Inglaterra en su victoria sobre Seattle en un Super Bowl.

De forma inexplicable, los Pats relegaron a Butler al banquillo en febrero, durante su derrota ante Filadelfia en otro “superdomingo”.