Adrian Peterson afirmó que está en condiciones de jugar varias temporadas más en la NFL, aunque no sea en las filas de Minnesota.

El corredor de 31 años finalizó apenas con 72 yardas en 37 acarreos durante tres partidos. En su décima campaña, una ruptura de meniscos de la rodilla derecha limitó su participación con los Vikings.

Y quizás no volverá a jugar con el equipo. En esas condiciones, Peterson dijo que había tratado de disfrutar más el aprecio de los fanáticos y de sus compañeros en los últimos días.

"Les mentiría si dijera que no he pensado '¿qué pasa si no podemos resolver esto?''', indicó Peterson el lunes en los camerinos, mientras los jugadores recogías sus pertenencias, una vez concluida la campaña.

Peterson volvió para el encuentro del 18 de diciembre ante Indianápolis pero quedó marginado otra vez durante las últimas dos semanas, tras agravarse su problema de rodilla. Dado que el impacto del convenio de Peterson sobre el tope salarial será de 18 millones de dólares para 2017, el jugador desconoce si el equipo estará interesado en retenerlo.

El corredor afirmó que está dispuesto a considerar un recorte salarial para volver. Quizás esa sea la única vía para que ello ocurra.

"Es una realidad que llega un momento en que dices 'sí, lo mejor es aceptar un recorte en la paga si esto ayuda también a los intereses del equipo''', comentó Peterson. "Supongo que, en vista de que la cifra es tan alta, uno podría especular y decir que es así. Pero pienso que a su debido tiempo llegaremos a eso".

No obstante, Peterson consideró que está en condiciones de jugar de cinco a siete años más.

"Y lo haré a un alto nivel", pronosticó.

Peterson señaló que, incluso si los Vikings hubieran avanzado a la postemporada, no habría jugado las últimas dos semanas de la campaña regular, tras resentirse de la lesión dos días antes de que volviera a participar en un encuentro. El 18 de septiembre, se rompió al 90% los meniscos, en un encuentro contra Green Bay.

El corredor descartó que hubiera sido una alternativa someterse a una operación menor para corregir el problema y volver antes.

"Siento que si yo hubiera estado acá, habría hecho muchas cosas para mostrar mi integridad en lo referente a volver al terreno, trabajar duro y ayudar a que mi equipo ganara", dijo Peterson, en alusión al retorno asombroso que tuvo en 2012 tras una cirugía para reconstruir el ligamento cruzado anterior. "No fue nada diferente cuando ocurrió esto de los meniscos".

A Peterson se le han pagado unos 35 millones de dólares en los últimos tres años, pero un caso de abuso infantil en el que se le involucró durante la campaña de 2014 y la lesión de 2016 lo limitaron a 20 partidos, más uno de playoffs.

Peterson lideró la liga con 1.485 yardas por tierra en 2015. Si se toman en cuenta también las yardas que ha aportado mediante sus recepciones, los Vikings le han pagado unos 18.000 dólares por yarda en los últimos tres años.

No es el tipo de retribución que esperaba el equipo. Parece difícil que Minnesota decida mantenerlo otra temporada a los 32 años, sin importar cuánto aumente el tope salarial.