El Comité Consultivo de la Federación Peruana de Fútbol renunció el martes en medio del escándalo que vincula al presidente de ese organismo con un magistrado judicial al cual habría llevado a la reciente Copa Mundial a cambio de fallos favorables.

Edwin Oviedo, el presidente de la (FPF, las iniciales de federación), ha reiterado que dimitirá a su cargo únicamente si el Poder Judicial determina que cometió algún delito.

Todos los miembros del comité consultivo, Gianfranco Catagnola, Luis Felipe Cantuarias, Alfredo Ferrero, Paolo Sacchi y Luis Alfonso Carrera, decidieron apartarse por el escándalo.

En una carta publicada por la FPF, Oviedo dijo: “descarto haber ofrecido o brindado viajes, entradas a partidos, alojamiento o cualquier otro beneficio impropio a jueces o fiscales u otras autoridades para recibir contraprestaciones”.

La situación se produce cuando se trata de dilucidar si el argentino Ricardo Gareca seguirá como técnico de la selección. Artífice de la clasificación de Perú a un Mundial después de casi cuatro décadas, Gareca concluyó su contrato tras la eliminación en la primera ronda y sostuvo que necesitaba tomarse un tiempo para hacer un balance de su ciclo.

Según versiones de prensa, el entrenador de 60 años habría suspendido su plan de regresar a Lima esta semana tras conocer el escándalo.

Todo comenzó con la filtración de una serie de audios en los que se escucha al juez César Hinostroza hablando con un interlocutor de coordinaciones para viajar al Mundial de Rusia junto a su esposa con la ayuda de Oviedo.

El juez aceptó que estuvo en el Mundial, pero ha aclarado que lo hizo por su cuenta.

Hinostroza cobró relevancia en un escándalo de tráfico de influencias y corrupción al filtrarse a la prensa audios, donde presuntamente se escuchan conversaciones que evidencian actos dolosos.