Neymar se dejó caer de rodillas y se llevó las manos al rostro. Era evidente que estaba sollozando, y así permaneció largo rato, tendido sobre el césped, antes de que sus compañeros acudieran a abrazarlo.

No era llanto de tristeza por un mal resultado, como el que llegó a presentirse apenas minutos antes. Era alivio, por liberarse de una gran carga.

Gracias a la perseverancia colectiva y los tantos de Philippe Coutinho y su máxima figura, Brasil se impuso el viernes angustiosamente 2-0 a Costa Rica para enderezar su rumbo en la Copa del Mundo.

“Nadie sabe lo que pasé para llegar hasta acá. ¿Hablar? Hasta los loros hablan. Ahora es momento de hacer... El llanto es de alegría, de superación, de garra”, escribió Neymar en su cuenta de Twitter. “En mi vida, las cosas nunca fueron fáciles, tampoco ahora. El sueño continúa, el sueño no. ¡El Objetivo!”

En la agonía de uno de esos encuentros en que parece que el balón se resiste entrar al arco, Coutinho anotó en el primer minuto de la prolongación con el remate que batió al arquero costarricense Keylor Navas y Neymar sentenció seis minutos después al definir con una volea.

Fueron los compañeros de Neymar quienes tuvieron que ayudarle a levantarse del piso para que pudiera celebrar con ellos la primera victoria de Brasil en un Mundial desde aquella sobre Colombia en los cuartos de final. Aquel día, Neymar salió lesionado, y se perdió la debacle del 7-1 ante Alemania en semifinales, así como el 3-0 frente a Holanda en el partido por el tercer puesto.

“Creo que él tenía que desahogarse, quitarse el peso que llevaba sobre las espaldas”, considero el zaguero Thiago Silva. “Yo le dije ‘llora, solamente tú sabes lo que pasó para que estuvieras en esta Copa”.

Y para ganarle a Costa Rica.

Todo parecía que Brasil, luego de igualar 1-1 con Suiza en su debut, se encaminaba a otra repartición de puntos.

A fuerza de tesón, la Canarinha quebró la resistencia de Costa Rica — plantada con dos bloques defensivos— para conseguir su primera victoria en el torneo y quedar en buena posición para avanzar a los octavos de final. Neymar y compañía tienen como obligación sacar un resultado que los redima del fiasco de hace cuatro años como locales.

“Fue un partido complicado desde el primer minuto”, dijo Coutinho. “Buscamos por todas partes, rematando desde fuera del área. Al final salimos recompensados por la vocación de ataque... merecimos la victoria”.

Cuatro años después de su histórica actuación en el Mundial de Brasil, en el que alcanzó los cuartos de final, Costa Rica no sobrevivió la primera fase en Rusia, eliminada tras dos partidos.

“De ningún modo creo que esto sea un retroceso. Más bien estamos orgullosos de la forma en que hemos representado a Costa Rica, hoy hemos defendido la camiseta hasta el final, ante un equipo que está lleno de estrellas. Nos vamos con la frente en alto, aunque sí queda tristeza”, dijo Navas. “Además hemos dejado algo muy importante para las nuevas generaciones de jugadores costarricenses, que saben que no hay límites”.

En 2014, los ticos ganaron su grupo de la primera ronda, por encima de Uruguay, Italia e Inglaterra. Cayeron por penales ante Holanda en los cuartos de final

Esta vez, sin embargo, han sido incapaces de anotar un solo gol, con un revés 1-0 ante Serbia en el debut.

“La diferencia al 2014 es que en esa oportunidad se concretaron las oportunidades y esta vez no”, señaló el técnico tico Oscar Ramírez. “Contra Serbia tuvimos dos claras y hoy tuvimos una o dos”.

Los ticos contaron con organización, garra, fortuna, y el fenomenal Navas durante buena parte del encuentro. Los ayudó también el videoarbitraje, que anuló a los 77 minutos un penal sancionado a Giancarlo González por una falta inexistente sobre Neymar.

“Lo toco ligeramente, es un contacto normal, de fútbol”, relató González. “Luego, con esa picardía que él tiene, cae de espaldas, solo. Afortunadamente ahora existe el VAR, es algo bueno que ha traído este Mundial”.

La tarde alocada en San Petersburgo deparó la aparición de un Neymar protagónico por primera vez en lo que va del Mundial. Pero cuando incluso el astro del París Saint-Germain era presa de la desesperación ante la imposibilidad de anotar, llegó un largo centro que Roberto Firmino bajó en el área con la cabeza. Gabriel Jesús se hizo de la responsabilidad y realizó un par de gambetas para dejarle el balón en bandeja a Coutinho.

El atacante del Barcelona envió a las redes con un potente disparo.

“Sabíamos que una oportunidad podía darse si es que nos manteníamos fuertes y peleábamos hasta el final. La recompensa llegó porque nuestro equipo nunca dejó de insistir”, afirmó Coutinho.

Y por caprichos del destino o tal vez porque Neymar se lo merecía, los descuentos trajeron el segundo tanto de Brasil, con una escapada de Douglas Costa por la derecha, y remate del diez brasileño frente a las redes.

Con su anotación número 56 con la selección, Neymar dejó atrás a Romario y ahora figura tercero en la tabla histórica de Brasil, solo superado por Pelé (77) y Ronaldo (62).

Brasil llegó a cuatro puntos, con los que se ubica provisionalmente en el primer puesto del Grupo E, a la espera de lo que hagan más tarde Suiza y Serbia en Kaliningrado. Costa Rica, que estuvo muy cerca del empate y que incluso coqueteó con la ventaja en alguno de sus contragolpes, sufrió la tercera derrota en igual número de cotejos ante Brasil en su historia mundialista.

Para despedir el quinto Mundial de su historia, Costa Rica se las verá con Suiza el miércoles, y tratará de asegurar no irse sin goles por primera vez.

“Es un tema de honor, de país”, afirmó Ramírez. “La mejor manera de cerrar es ganándole a Suiza”.