Parece que el timonel de Colombia, José Pekerman, está tomando nota de una tendencia incontrovertible en lo que va de la Copa Mundial: el que pega primero suele ganar la pelea.

“Un gol es determinante”, dijo Pekerman el sábado en rueda de prensa. “No es fácil dar vuelta a un partido en un mundial. Aquel que se pone en ventaja logra una tranquilidad”.

La cifras avalan lo dicho por el estratega argentino.

Por la noche, Alemania dio la vuelta al marcador para superar 2-1 a Suecia. Pero esa situación representó una anomalía en este mundial.

De los 29 partidos disputados hasta el cierre de la actividad sabatina, el equipo que anotó el primer gol terminó llevándose el triunfo en 22. Ha habido pocos empates, cuatro, y han abundado los marcadores de 1-0 o 2-1, registrados en 10 y siete ocasiones respectivamente.

Pocos goles y muchas dificultades para remontar. Por ello su consigna a los colombianos, en la víspera de su crucial partido contra Polonia, es evitar que su puerta sea vencida temprano.

Como el estratega avizora un choque de mucha intensidad por la urgencia que tienen los dos equipos después de caer en sus estrenos, insiste a sus dirigidos en que hay que “tener cabeza y aprovechar las oportunidades”.

Colombia sufrió en carne propia este maleficio en su estreno contra Japón, aunque la situación se le complicó más de la cuenta porque el conjunto asiático pegó primero con un gol de penalti generado por una mano en el área del volante defensivo Carlos Sánchez, quien además fue expulsado en la jugada.

Colombia logró nivelar las cosas en el primer tiempo, pero en el complemento le cayó el segundo, del que no se pudo recuperar.

Pekerman ha sido bien cauteloso y misterioso al momento que se le pregunta por las fichas con que saldrá el domingo contra los polacos, particularmente con el plan que tiene para frenar a Robert Lewandowski, goleador y compañero de James Rodríguez en el Bayern Múnich.

El estratega sólo dijo que Colombia tendrá que marcar con solidez al ariete y a otros de sus compañeros si desea salir con los tres puntos el domingo.

Por otra parte, Pekerman y toda Colombia esperan con ansias que James Rodríguez --motor y sinónimo de gol-- esté recuperado al ciento por ciento y que el capitán Radamel Falcao, el máximo artillero de la selección, se inaugure con las redes.