Dustin Pedroia sabía que esto pasaría después de operarse una rodilla durante las vacaciones. El intermedista de los Medias Rojas no estará en la alineación de Boston al comenzar la temporada de Grandes Ligas por primera vez en 12 años.

El infielder de 34 años fue sometido a una cirugía de restauración de cartílago a fines de octubre, y se espera que no pueda jugar hasta mayo. Pedroia también está consciente que el procedimiento era necesario para su vida después del béisbol.

“Creo que mentalmente estoy concentrado en la rehabilitación y trato de hacerla lo mejor posible”, dijo Pedroia el sábado a las afueras del camerino de la sede de pretemporada de los Medias Rojas.

“No pienso en el futuro. Es un proceso, hay que cumplirlo. Si no cumples con el procedimiento, entonces te metes en problemas”, agregó.

Pedroia jugó apenas 105 partidos la temporada pasada debido a problema con la rodilla, y bateó .293 con siete jonrones y 62 remolcadas.

Al terminar la temporada pasada, consultó a algunas personas y sabía lo que tenía que hacer.

“Ya no siento dolor. Creo que por eso era tan importante operarme”, indicó. “De no haberlo hecho, sería un problema. La rodilla no me duele como el año pasado, cuando dolía tan solo de caminar. No es divertido vivir así”.

Pedroia fue operado en Nueva York y empezó la rehabilitación cerca de su casa en Arizona. Dijo que habló con jugadores de la NBA que han tenido operaciones similares.

“Sigo emocionado y listo para todo”, afirmó. “Sencillamente tengo que mirar el ámbito general y estar seguro que pueda seguir saludable el resto de mi carrera. Es algo importante”.