Cuando Paulinho llegó a España en septiembre, la mayoría de los hinchas del Barcelona no estaban contentos.

El mediocampista brasileño de 29 años parecía un pobre remplazo para el joven y habilidoso Neymar luego que este fuese transferido al Paris Saint-Germain.

Pero Paulinho es una de las principales razones por las que Barcelona tiene una sólida ventaja en la cima de La Liga española cuatro meses después de la salida de Neymar.

Su contribución al equipo fue evidente de nuevo el sábado, cuando ayudó al Barça a una fácil victoria de 3-0 sobre su archirrival Real Madrid en el Clásico.

Paulinho solamente se vio impedido de anotar porque Dani Carvajal abiertamente usó el brazo para bloquear su cabezazo en la segunda mitad. Eso no ayudó mucho, pues significó que el defensor madridista se llevó la roja y envió a Lionel Messi al punto de penales para el 2-0.

El técnico de Barcelona Ernesto Valverde elogió al jugador tras el partido. “En el segundo gol ha sido decisivo”, dijo Valverde. "Paulinho es un jugador que tiene mucha llegada, y que sorprende con esas llegadas. Trabaja mucho y hace muchos kilómetros. Nos ayuda muchísimo"

El impacto de Paulinho se sintió desde el arranque cuando fue la mayor amenaza de Barcelona en un tramo inicial cuando Madrid dominaba.

Estuvo a punto de anotar tras recibir un pase de Messi, pero el arquero Keylor Navas consiguió empujar el balón con los dedos por encima del larguero.

La conexión Messi-Paulinho fue evidente de nuevo antes de la pausa, cuando el brasileño remató de cabeza un cruce de su compañero hacia puerta, donde Navas apenas salvó su valla.

"Estoy muy contento, muy feliz porque era mi primer clásico y ha sido una gran victoria del equipo”, dijo Paulinho. “No tengo palabras para describir lo que es ganar mi primer Clásico ante un gran rival como el Madrid. Tenemos que seguir así, nuestra concentración es para seguir así”.

En agosto, los hinchas y la prensa deportiva cuestionaron el gasto de 40 millones de euros en Paulinho, que estaba jugando en la liga china tras decepcionar con Tottenham en la Premier inglesa.

Con su estatura y su estilo directo, Paulinho no se ajustaba al molde usual de mediocampista ligero, habilidoso con el balón, que tiende a tener el Barça.

Pero muy pronto probó su valía al club, dándole a Valverde un mediocampista completo que Barcelona no ha tenido desde los días de Yaya Touré.

Paulinho se combina bien con Messi en sus incursiones en el área desde el mediocampo, donde su fuerza ayuda a ergio Busquets a rechazar embestidas de los rivales.

En su tercera actuación con el equipo, Paulinho usó su fuerza para contener a un defensor antes de anotar su primer gol para Barcelona, el decisivo en una victoria de 2-1 ante Getafe. El brasileño ha añadido cinco goles a su total, lo que le hace tercero en el equipo, detrás de Messi y Luis Suárez.

“Tengo que agradecerlo porque estoy en un muy buen momento y mis compañeros me están ayudando mucho estos meses a tener confianza. Estoy trabajando duro para poder ayudar al equipo al máximo”.