Dos pruebas, ninguna completada, y un próximo regreso a casa. Pese a ello, Kai Horwitz no duda en afirmar que ha merecido la pena su primera aventura en los Juegos Olímpicos de Invierno.

El chileno quedó eliminado el jueves en su primer recorrido del eslalon, al saltarse una de las banderas y perder el equilibrio. Recién el domingo, quedó fuera también en el eslalon gigante, pero en su segundo intento.

“Decepcionado sí, obvio”, expresó el joven de 19 años. “Tampoco sabía qué esperar hoy día. Me estaba costando el entrenamiento. Traté de esquiar lo mejor que pude y nada, tengo mucho que trabajar en eslalon”.

Para algunos latinoamericanos, la sola participación en los Juegos Olímpicos de Invierno corona el sueño. No para Kai Horwitz ni para su primo Henrik von Appen, quien compitió también en estas justas.

“En Chile, la ventaja es que tenemos la montaña al lado. Yo vivo a 40 minutos de la montaña, esquío desde que tenía 2 años, desde que tengo recuerdos”, recalcó Horwitz en referencia a los parques y centros de esquí de Farellones, cerca de Santiago.

Von Appen, de 24 años, fue 34to en descenso libre, 30mo en eslalon supergigante y no concluyó el combinado alpino. Estuvo presente el jueves en el Centro Alpino de Yongpyong para atestiguar la prueba de Horwitz, aún más joven, quien se muestra optimista pese a no llegar a la prueba vespertina.

“Me deja contento por estar acá, me hubiera gustado dejar un mejor resultado a Latinoamérica y a Chile, yo creo que se puede”, afirmó. “Hay que volver en cuatro años más para dejar a Chile más alto y a Latinoamérica también”.

De su presencia en este condado surcoreano, el adolescente destaca otro tipo de experiencia adquirida, ésa que no se consigue en las pistas de esquí, sino en el contacto con los astros del alpino.

“Me ha enriquecido, uno piensa que (algunos esquiadores) son superhumanos, pero la verdad es que no... hacen lo mismo que hace uno”, resaltó. “Ha sido entretenido... ver cómo los mejores también son gente normal, también van a la sala de juegos, también juegan Playstation”.

¿Y se les puede ganar a esos seres normales?

“Sé que tengo que seguir trabajando. Me falta bastante para llegar a donde quiero llegar”, zanjó el esquiador chileno.

La realidad es que los grandes también caen. El austriaco Marcel Hirscher, quien perseguía su tercer oro en Pyeongchang, no pudo terminar su recorrido inicial.

Tras el primer eslalon quedaron fuera también el mexicano Rodolfo Dickson y otro medio centenar de esquiadores.

___

Luis Ruiz está en Twitter como https://twitter.com/LuisRuizAP