Los Mets de Nueva York finalmente tienen algo de certeza sobre la condición física de Yoenis Céspedes. Lo malo es que echarán de menos a su toletero cubano hasta bien entrada la temporada de 2019.

El equipo anunció el miércoles que Céspedes será operado en ambos pies por dolores crónicos en sus talones, una molestia que le afectado desde su adolescencia.

John Ricco, uno de tres ejecutivos que está cubriendo el trabajo del gerente general luego que Sandy Alderson tomara una licencia tras una recurrencia de cáncer, dijo que un examen de resonancia magnética que se le hizo a Céspedes reveló que tenía calcificación ósea alrededor de sus tendones de Aquiles así como espolones óseos en cada talón.

Se prevé que la primera operación de Céspedes sea esta semana. Ricco dijo que la segunda cirugía sería en unos dos o tres meses y que los Mets esperan que el jardinero pueda regresar en unos ocho a 10 meses, aunque la recuperación podría tomar más tiempo. El ejecutivo agregó que las lesiones de Céspedes no son consideradas como una amenaza a su carrera.

"Nadie quiere tener una cirugía", dijo Céspedes en una rueda de prensa. "Quise probar todos los tratamientos posibles para tratar jugar sin llegar a la cirugía. Pero cada día que pasa, llegue a un punto que no aguante más".

Ese momento llegó el viernes pasado, cuando Céspedes reapareció tras una ausencia de más de nueve semanas por lo que se consignó como un esguince en el flexor derecho de la cadera. Disputó tres juegos de rehabilitación antes de volver con los Mets en el Yankee Stadium y conectó un jonrón como bateador designado ante los vecinos Yanquis.

Pero después, Céspedes dijo que sentía un dolor fuerte en sus talones. No jugó el sábado y fue agregado a la lista de discapacitados por 10 días el martes, cuando los Mets comenzaron a darse cuenta de que sus talones eran la causa de varias lesiones en la parte baja de sus piernas, las que lo han limitado a 119 partidos desde el comienzo de 2017, la primera temporada de su contrato de cuatro años por 110 millones. El año pasado él pasó un tiempo en la lista de discapacitados con esguinces en ambos tendones de la corva.

Ricco dijo el domingo que los Mets estaban al tanto de los problemas de talones de Céspedes cuando lo adquirieron de los Tigres de Detroit sobre el límite de la fecha tope para canjes en 2015. Él dijo el miércoles que el equipo tiene asegurado el contrato de Céspedes.

Céspedes dijo que esperaba dejar la operación hasta después de su retiro.

"Mi idea era operarme al final de mi carrera", dijo Céspedes. "No puedo más. Desde que yo jugaba en Cuba tenía ese problema. La calcificación va creciendo a medida que pasa el tiempo. El dolor se incrementa".

Pese a todos sus problemas, Céspedes ha sido uno de los jugadores que ha marcado la diferencia para los Mets cuando ha estado activo. Fue la bujía para que el equipo avanzara a la Serie Mundial de 2015 al conectar 17 cuadrangulares en 59 partidos de la temporada regular. En enero del 2016, firmó un acuerdo de tres años con una cláusula para terminar el contrato luego de una temporada y bateó para .280 con 31 cuadrangulares y 86 impulsadas en 132 partidos para Nueva York, que llegó al partido de wildcards de la Liga Nacional.