El debut contra Portugal demostró que los jugadores de la selección de España supieron asimilar el trauma que significó el despido de su entrenador Julen Lopetegui apenas dos días antes.

Aunque el gol de tiro libre de Cristiano Ronaldo en el tramo final le impidió embolsarse los tres puntos, España dejó muy buenas sensaciones en su debut dentro de este Mundial, y el miércoles saldrá a derribar a Irán de la cima del Grupo C.

Los españoles fueron superiores ante Portugal, con un admirable despliegue solidario y buen fútbol. Andrés Iniesta e Isco Alarcón brillaron en el mediocampo y el delantero Diego Costa acalló las críticas sobre su titularidad al anotar dos goles en el empate 3-3 en Sochi.

"Creo que hicimos un buen partido, sobre todo en la segunda parte, en la que salimos muy enchufados y controlamos bien el partido, pero una falta nos quitó la victoria", destacó Isco.

El objetivo ahora es darle a Fernando Hierro su primera victoria como técnico emergente del equipo ante un rival que debutó con una victoria 1-0 ante Marruecos, certificada con un autogol en el último aliento.

Hierro, exjugador de la selección, se desempeñaba como director deportivo de España cuando tomó las riendas ante la crisis precipitada por el despido de Lopetegui. Al reprocharle que no les alertara antes, la Federación Española le fulminó del cargo, luego que el Real Madrid anunciara su designación como su nuevo técnico.

Sin experiencia como estratega al alto nivel, Hierro no tocó mucho el tablero táctico español y mimó la entrega del equipo ante dos momentos de adversidad: todo el ruido generado por la traumática salida de Lopetegui y la necesidad de remontar dos veces el marcador contra Portugal.

“Han demostrado compromiso, orgullo, personalidad”, indicó Hierro. “Pero este es un equipo maduro que no duda, que sabe a lo que juega y da gusto cuando uno tiene a estos jugadores... No dudan de lo que quieren y eso es muy importante”.

Isco, quien será dirigido por Lopetegui en el Madrid, afirmó que el equipo ha volteado la página al cambio de entrenador.

“Estamos muy concentrados y motivados, esto es un Mundial, es cada cuatro años y es muy difícil estar aquí”, resaltó el volante. “Tenemos que alejarnos un poco de todo lo que pase fuera y centrarnos en hacer bien las cosas. Ya tenemos ganas de jugar el segundo partido y de dar una alegría”.

Pese a un fallo que sonrojó ante Portugal, al dejar que se escabullera un remate de Cristiano entre sus dedos para el segundo gol luso, David De Gea sigue inamovible como titular en el arco español.

El meta del Manchester United ha recibido muestras de aliento por parte de su técnico y compañeros, dejando en claro que atajará ante Irán.

“A ninguno le gusta fallar, pero es uno de los mejores del mundo y ya habrá pasado alguna vez por esto”, afirmó Isco. “Le damos mucho cariño y está animado, como compañeros tenemos que ayudarle y él a nosotros, esa es la clave del equipo".

En cuanto a Irán, lo previsible es que el equipo de Carlos Queiroz se defienda a rajatabla. Después de todo, solventar el compromiso con un empate ante los campeones de 2010 no sería mal negocio para acercarles a la siguiente fase.

Pero Queiroz negó tener esa intención: “Lo que no podemos hacer es defender y rendirnos porque no sería respetar a España. Cuando tengamos el balón nuestra actitud debe ser ganar el partido”.