Hay cierto tipo de gozo mundano en el primer trabajo fuera de la universidad para Terrell Edmunds.

Por lo general, el safety novato de los Steelers de Pittsburgh está de pie antes del amanecer. A las 7 de la mañana se encuentra ya en las instalaciones de entrenamiento del equipo, donde pasa 11 horas o más observando películas, levantando pesas, asistiendo a juntas y entrenando.

Es muy parecido a lo que hace la primera selección del draft cuando regresa a casa. Suele meter sus piernas dentro de un par de mangas de comprensión diseñadas para la rápida recuperación de sus músculos, enciende su iPad y observa más videos. Típicamente, Edmunds deja correr el video a velocidad normal. No necesita la cámara lenta.

“Sólo lo dejo correr”, dijo Edmunds. “A veces no me fijo en los detalles. Veré qué aparece más de una vez y pienso: ‘Oh, vi esto antes. ¿A quién le están lanzando más veces? Cosas como esa”.

Edmunds es un estudiante rápido. Lanzado de inmediato al campo gracias a una lesión en la pretemporada del agente libre firmado Morgan Burnett, Edmunds ha sido brillante para una secundaria desequilibrada.

Estable pero aún no espectacular, Edmunds se ha ganado la confianza del entrenador de la defensiva secundaria Tom Bradley y del entrenador en jefe Mike Tomlin, por su enfoque concienzudo en su trabajo.

“Se ha vuelto mejor en cada juego”, dijo el martes Bradley. “La cosa que lo afectaba hace tres juegos no lo afecta ahora. Cada semana hay algo que aprende que se vuelve más fácil en su repertorio a medida que progresa en esto”.

En realidad Edmunds no tiene más opciones. Se suponía que pasaría su primera temporada aprendiendo detrás de Burnett. Eso no ha sucedido.

Los Steelers (3-2-1) firmaron con el exjugador de los Packers de Green Bay un contrato por tres años previo a la temporada, con la esperanza que Burnett pudiera proveer liderazgo y seguridad en los derribos, dos tareas pendientes para un grupo en transición.

En su lugar, Burnett ha pasado la mayor parte de su tiempo en Pittsburgh mirando desde la banca gracias a una constante serie de lesiones, la más reciente un problema en la ingle que lo obligó a perderse cada uno de los últimos cuatro encuentros.

No hay un plazo para cuándo Burnett podría ser capaz de regresar y, dado el rápido desarrollo de Edmunds, es incierto qué papel podría ocupar Burnett cuando esté lo suficientemente sano para jugar.