Dos semanas después de que quedó eliminado junto con su selección en el Mundial, Neymar volvió a calzarse los botines y salió a la cancha. Esta vez no fue en un reluciente estadio de Rusia, sino en el Neymar Junior 5, el campeonato mundial de fútbol de hinchas organizado por el instituto del astro brasileño.

Desde la tribuna y junto con su hijo Davi Lucca de 6 años, Neymar siguió las instancias decisivas del torneo de fútbol "callejero" que reunió a jóvenes de más de 60 países. La fase final del Neymar Jr. 5 se realizó en Praia Grande, localidad del estado de Sao Paulo donde Neymar tiene una fundación que apoya distintas causas sociales.

En el acto participó también Dani Alves, compañero de Neymar en el Paris Saint-Germain y en la selección.

En la categoría masculina se consagró campeón México y en la femenina Brasil. Cuando terminó la competición, llegó el momento más esperado por el público, con el ingreso de Neymar a la cancha.

El delantero reunió a sus propios equipos de hombres y mujeres para medirse con los dos conjuntos campeones. Los resultados fueron apenas anecdóticos. Neymar desplegó en la cancha toda su habilidad y talento y se llevó los aplausos y las ovaciones de la tarde.

Recién el jueves, Neymar rompió el silencio en su primera aparición pública tras la derrota de Brasil en cuartos de final ante Bélgica. El delantero estelar participó en una cena benéfica organizada por su instituto Projeto Neymar Jr.

El ariete del PSG negó esta semana los rumores sobre su posible salida del equipo francés y aseguró que desea continuar en el Parc des Princes la próxima temporada para ganar títulos.

Neymar, blanco de críticas durante el Mundial por su tendencia a simular que le cometían faltas, negó sentirse afectado por los cuestionamientos.