Desatar zapatillas a un rival o pasar el balón a un aficionado sale caro a las estrellas de la NBA

  • El escolta de N.Y. Knicks J.R. Smith ha sido multado recientemente con 50.000 dólares por desatar las zapatillas de rivales (y alardear de ello).
  • El pívot Dwight Howard 'pasó' el balón a un aficionado que le increpaba desde la grada en un Dallas - Houston (multado con 25.000 dólares).
  • Pero también los entrenadores, como Jason Kidd (Nets), sancionado en noviembre tras pedir a un jugador que le golpease para que cayese su bebida al parqué y parar el partido para dar instrucciones.
Imágenes de J.R. Smith intentando desatar los cordones de dos rivales, Jaosn Kidd fingiendo ser golpeado por un jugador y tirando su bebida y Dwight Howard lanzando el balón a un aficionado que le increpaba (ampliar imagen).
Imágenes de J.R. Smith intentando desatar los cordones de dos rivales, Jaosn Kidd fingiendo ser golpeado por un jugador y tirando su bebida y Dwight Howard lanzando el balón a un aficionado que le increpaba (ampliar imagen).
ESPN/NBA.COM

La NBA es puro espectáculo. El mejor balencesto del planeta deja cada jornada jugadas increíbles y, ocasionalmente, curiosas sanciones.

Estamos ante una liga muy estricta en cuanto a normas de comportamiento se refiere. Las peleas y los errores de conducta (dentro y fuera de la cancha) son castigados siempre con multas económicas y, a veces, con partidos de suspensión. Algunas de estas violaciones del código de conducta son, cuanto menos, llamativas.

Esta temporada llevamos unas cuantas. La última ha sido protagonizada por el escolta de New York Knicks J.R. Smith. El jugador, que ya fue sancionado el 6 de septiembre cinco partidos por violar el programa antidroga de la NBA, ha sido multado esta semana con 50.000 dólares (casi 37.000 euros) por reincidir en una costumbre que, según aseguraba el propio Smith en redes sociales, hace habitualmente: desatar los cordones de las zapatillas de los rivales en pleno partido.

Smith ha realizado esta acción en dos ocasiones durante estos días. Sus 'víctimas' fueron Greg Monroe (Pistons) y Shawn Marion (Mavericks). Con el primero no pudo, pero con Marion sí.

La NBA le advirtió en una de ellas y al reincidir decidió multarle económicamente. El entrenador de Smith, Mike Woodson, mostró su enfado con el que es uno de los jugadores más importantes de la plantilla de los Knicks.

El "hit me" de Jason Kidd

Pero los entrenadores tampoco se libran. Una de las imágenes mas llamativas (y absurdas) de lo que va de temporada vino de la mano del entrenador de los Nets, Jason Kidd (jugador retirado la pasada campaña y entrenador ya en esta). Los Nets de Kidd jugaban contra los Lakers a finales de noviembre cuando el entrenador de Brooklyn, con una bebida en la mano, pidió a uno de sus jugadores que le golpease y desparramar el líquido de su bebida por el parqué para parar el juego y aprovechar mientras se limpiaba la pista para que uno de sus asistentes explicase la siguiente jugada (con la que intentarían ganar el partido). Kidd, un veterano en la liga, intentó simular que había sido un choque fortuito, pero las cámaras no tardaron en desenmascarar su jugada (pidió a un jugador que le golpeara). La NBA le multó con 50.000 dólares.

'Pase' a un aficionado del equipo contrario

Un aficionado de los Mavericks increpaba al pivot de los Rockets Dwight Howard durante el partido entre ambos equipos de Texas a finales de noviembre, cuando Howard le 'pasó' el balón como queriéndole decir 'cállate'. Un gesto que le costó 25.000 dólares (más de 18.400 euros) de multa.