La "Alineación de la Muerte” volvió a la vida en los Warriors de Golden State.

Fue un recordatorio más: En los playoffs de la NBA, en los que un simple declive puede ser suficiente para poner fin a una temporada, incluso los mejores equipos no dudan en hacer ajustes en sus alineaciones titulares cuando sienten que es necesario.

Momentos de desesperación en la primera ronda llevaron a Cleveland a tomar medidas desesperadas respecto a su quinteta inicial. Toronto, el equipo que terminó la campaña regular con la segunda mejor marca de la NBA, trataba de revivir al cambiar su alineación titular frente a los Cavaliers en el tercer encuentro de las semifinales de la Conferencia del Este. Utah llegó con nueva cara ante Houston el domingo en el cuarto duelo de su serie en semifinales de la Oeste, y si bien el Jazz en ocasiones desaceleró el ataque de los Rockets terminó cayendo a una desventaja de 3-1.

Y luego está el caso de los Warriors, que tras una abultada derrota en el tercer juego ante Nueva Orleáns optaron por enviar a la cancha el domingo a sus mejores cinco jugadores _Stephen Curry, Klay Thompson, Andre Iguodala, Kevin Durant y Draymond Green_ para un arranque del partido por primera vez en toda la temporada. El resultado fue una paliza, una que permitió a Golden State volver a casa con una ventaja de 3-1 en su serie con los Pelicans.

"Siempre que hemos estado ante cualquier peligro a lo largo de los años, hemos acudido de alguna forma a esta alineación", subrayó el coach de los Warriors, Steve Kerr. "La alineación funcionó o lo que sea, pero no se trata de la alineación. En realidad no".

Con todo respeto para Kerr, quizá esté sobreestimando eso.

Los cinco titulares de Golden State del domingo _a los que algunos llaman la "Alineación de la Muerte" por la forma en que suelen apabullar a sus rivales, mientras que otros prefieren llamarlos los "Cinco de Hamptons" debido a que Curry, Thompson, Iguodala y Green fueron los jugadores que viajaron a los Hamptons hace un par de veranos en un intento por convencer a Durant que firmara con los Warriors_ lucieron absolutamente dominantes. De acuerdo con NBA.com, esa alineación permaneció junta en la cancha durante 18 minutos, tiempo durante el cual superaron a los Pelicans 52-26.

Cualquier otra alineación usada por los Warriors en el resto de los 30 minutos se mantuvo pareja con la de Nueva Orleáns, 66-66.

No fue precisamente una medida de emergencia de Golden State. Sin embargo estos playoffs de la NBA sí las han tenido.

Cleveland, que de concretar el lunes la barrida sobre Toronto volvería a la final de la Conferencia del Este por cuarto año consecutivo, estuvo cerca de ni siquiera llegar a esta ronda. Ante un definitorio séptimo choque en la primera fase de la postemporada, los Cavaliers enviaron a la cancha a LeBron James, Kevin Love, J.R. Smith y Tristan Thompson _los cuatro jugadores restantes del equipo que obtuvo el título de la liga en 2016_ para que se unieran a Kyle Korver como el cuadro titular.

Fue la primera vez que iniciaron juntos un partido esta temporada. James sobrevivió a calambres para terminar con 45 puntos y Cleveland venció a Indiana para seguir adelante. Desde entonces no ha perdido.

"Nosotros cinco sabíamos qué podíamos recibir unos de los otros", afirmaría James luego. "Hemos estado en esta situación antes. Hemos tenido juegos importantes antes. Eso nos da tranquilidad".

Tal tranquilidad le vendría bien a Toronto en este momento.

Desde que James debutó en la liga, sólo un equipo que ha llegado a los playoffs al frente de la conferencia ha sido barrido en una serie de conferencia _Atlanta, en 2015, por James y los Cavaliers.

Toronto hizo ajustes en su alineación titular para el tercer partido, el sábado por la noche, eligiendo a Fred VanVleet en lugar de Serge Ibaka, pero los Raptors cayeron a un complicado déficit de 0-3 en la serie.

Ahora todo está en juego para los Raptors.