Con episodios de angustia, Leonardo Mayer resolvió su encuentro de la primera ronda del Abierto de Barcelona. Su premio será enfrentar al campeón defensor Rafael Nadal, herido en su orgullo tras su eliminación en semifinales de Montecarlo.

El argentino Mayer derrotó el lunes 6-3, 6-7 (3), 7-5 a Marius Copil. Ubicado en el 63er puesto del ranking, Mayer se salvó de los cinco break points que enfrentó ante el rumano durante un partido que duró más de dos horas y media.

Nadal, segundo del escalafón y 11 veces monarca en Barcelona, debuta el miércoles en este certamen sobre polvo de ladrillo, tras descansar en la fase inicial. Recién el sábado, sucumbió ante el italiano Fabio Fognini en el Masters de Montecarlo.

“En mi opinión, jugué uno de los peores partidos sobre tierra en mucho tiempo, y cuando uno lo hace no hay por qué esconderlo”, reconoció Nadal en Barcelona. “Esto es una realidad y no creo que sea bueno engañarse ni engañar a los demás, porque personalmente no le veo el beneficio”.

Fognini, quien terminó coronándose en Montecarlo, enfrentará a Nikola Kuhn o al argentino Federico Delbonis, quienes se miden el martes.

Otro argentino, Diego Schwartzman, tuvo que disputar la fase eliminatoria previa al torneo en Barcelona, luego que un descuido hizo que no se inscribiera a tiempo.

El lunes, Schwartzman derrotó 4-6, 6-4, 6-2 al japonés Yoshihito Nishioka. Chocará este martes ante el austríaco Dominic Thiem (3er preclasificado).

“Yo no me anoto en los torneos, es una tarea que siempre hace mi equipo”, dijo Schwartzman, citado por el sitio Web de la Gira de la ATP. “La verdad es que confío en ellos y no miré si estaba anotado o no”.

Juan Ignacio Londero, compatriota de Mayer y Schwartzman, fue eliminado en la jornada, 7-5, 6-2, por el francés Benoit Paire. Avanzó en cambio el chileno Nicolás Jarry, quien derrotó 7-5, 4-6, 6-4 al local Marcel Granollers.

En otro resultado, Fernando Verdasco superó 6-4, 6-3 a su compatriota español Feliciano López.