Jamal Murray anotó 22 de sus 25 puntos en el tercer cuarto, Nikola Jokic se quedó a dos rebotes de un triple-doble y los Nuggets de Denver superaron sin problemas el jueves 135-105 a Chicago para vencer por 12da ocasión consecutiva en casa a los Bulls.

Chicago no ha derrotado a los Nuggets en el Pepsi Center desde el 8 de febrero de 2006. Los Bulls también continúan sin triunfos en 2019 luego de nueve descalabros en fila.

Jokic sumó 18 unidades y 11 asistencias para que los Nuggets se recuperaran de la paliza de 142-111 del martes a manos de Golden State en un duelo entre los dos mejores equipos de la Conferencia Oeste.

Lauri Markkanen anotó 27 tantos por un equipo de Chicago que concluyó una gira de cinco partidos para el olvido.

Los Nuggets no mostraron efectos del contundente revés ante los Warriors, en el cual permitieron 51 puntos en el primer periodo, un récord de la NBA. Denver recuperó su intensidad defensiva desde el comienzo y limitó a los Bulls a 47 puntos en la primera mitad.

Los Nuggets llegaron a tener ventaja de 40 unidades en cierto punto del encuentro.

Jokic hizo un poco de todo, incluyendo una bandeja en la que pasó el balón por detrás de su espalda para evitar al defensor, provocar la falta, y encestar el disparo, lo que provocó cantos de “¡M-V-P!”