Para Diego Godín, Sergio Ramos no puede ser culpado por la lesión que casi deja a Mohamed Salah afuera de la Copa Mundial.

“No creo en la mala intensión de nadie”, dijo el defensor uruguayo el jueves en una conferencia de prensa previa al debut charrúa ante Egipto.

“Fue una jugada de las muchas que hay en el fútbol, que pueden pasar”, sostuvo. “A mí quitaron tres dientes, qué te puedo decir. Son cosas que pasan”.

Salah se lastimó un hombro al caer mal luego de ser agarrado por Ramos en la final de la Liga de Campeones entre Real Madrid y Liverpool. El egipcio vino a Rusia pero no está claro si jugará en el debut ante Uruguay.

Godín dijo que Salah es “de esos jugadores que marcan la diferencia”.