Un empleado de un gimnasio de un hotel en Etiopía acusó a Mo Farah de sujetarlo por el cuello y empujarlo, la segunda acusación de agresión que se dio a conocer el jueves luego de una pelea pública entre el cuatro veces campeón olímpico y el retirado fondista Haile Gebrselassie.

Chala Diriba, un instructor de gimnasio que trabaja en el hotel Yaya Village, propiedad de Gebrselassie, comentó a The Associated Press que el incidente ocurrió hace un año en uno de los viajes de entrenamiento del británico al país del este de África.

Diriba dijo que Farah estaba molesto tras acusar al instructor de copiar una de sus rutinas de entrenamiento.

Gebrselassie, dos veces campeón olímpico y oriundo de Etiopía, ha dicho que Farah también agredió a dos atletas, a un hombre y su esposa, en otra visita al mismo hotel este año.

Los representantes de Farah dijeron que hubo un “incidente” en el gimnasio del hotel hace unas semanas, pero que “no fue cosa de Mo”. Añadieron que Farah fue la víctima de una “conducta amenazante” y no proporcionaron más detalles al respecto. Comentaron que Gebrselassie no estuvo presente durante el incidente y rechazaron comentar sobre otra supuesta agresión ocurrida el año pasado.

La pelea entre Farah y Gebrselassie se hizo pública el miércoles cuando Farah dijo que le robaron dinero, dos teléfonos y un reloj valioso durante su estadía en el hotel de Gebrselassie el mes pasado y que el hotel “nunca asumió la responsabilidad”.

Eso provocó que Gebrselassie detallara lo que describió como una “conducta lamentable” por parte de Farah mientras estuvo en su hotel. También acusó al atleta de irse sin pagar toda la cuenta.